Posted by : István Ojeda Bello viernes, 21 de noviembre de 2008

Menudo revuelo se armó este 12 de noviembre en Nueva York y Los Ángeles cuando apareció una edición del New York Times con un titular sensacional: “Termina la guerra de Irak”. Las sorpresas no terminaron ahí, pues otra de las notas informaba que la “ex secretaria de Estado Condoleezza Rice aseguró a los soldados que el gobierno de Bush sabía antes de la invasión de Irak que Saddam Hussein no tenía armas de destrucción masiva”.

Además se incluía otras informaciones sobre aprobación en el Congreso estadounidense de la atención médica universal, la nacionalización de los grandes consorcios petroleros ExxonMobil y ChevronTexaco para financiar los esfuerzos contra el cambio climático, la creación de un modelo de economía sana y la utilización de iglesias evangélicas para albergar refugiados iraquíes.

Cuando los asombrados lectores no salían de su asombro supieron que se trataba de otra de las bromas, pero muy en serio, de los “Yes Men” un grupo de activistas que ha acaparado titulares poniendo en ridículo a varias de las grandes transnacionales.

Ahora le tocó al “respetadísimo” New York Times hacer el papelazo al tener que desmentir los más de un millón y medio de ejemplares, donde se disculpaban por haberse hecho eco de las afirmaciones erróneas del gobierno de Bush sobre la existencia de armas químicas que llevaron a la guerra de Irak.

Al hacerlo los editores del Times neoyorkino quedaron al descubierto pues nunca admitieron su culpa de haber dado por cierta las fábulas sobre las armas de destrucción masiva que no tenía Saddam Hussein.

"Corrección de identidad"
Ellos practican lo que han dado en llamar "corrección de identidad" o sea se hacen pasar por representantes de poderosas organizaciones o compañías, para decir verdades incómodas para estas organizaciones, las cuales al desmentirlas quedan en evidencia.

Así lo ocurrió a la Dow Chemical, quien para desmentir la trastada de los Yes Men admitió que no hizo nada para evitar el desastre químico de su fábrica de Bhopal, India, que provocó la muerte a sesenta mil personas.

También fue notorio su “golpe” a la Organización Mundial de Comercio cuando registraron en Internet el sitio
www.gatt.org como el genuino de dicho organismo internacional. Pero en esa página no aparecieron las tradicionales loas al libre mercado sino la denuncia a los desmanes del comercio internacional. Por increíble que parezca muchos medios de prensa creyeron comunicarse con los reales ejecutivos de la OMC, y hecho a andar el escándalo.

Otras de sus “travesuras” en la red fue el apoderarse del dominio web
www.gwbush.com para recordar el pasado toxicómano y los vínculos de su abuelo con los nazis, del todavía presidente de los Estados Unidos George W. Bush.

El estilo desenfadado de estos hombres hace recordar la manera en que Michael Moore explica al público las barbaridades de las grandes empresas capitalistas. Pero como el cineasta estadounidenses, tras la hilaridad que pueden provocar con sus “fechorías” dan una mirada muy en serio a la barbarie escondida tras la luces de neón de las grandes urbes del capitalismo.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -