Posted by : István Ojeda Bello viernes, 31 de agosto de 2018

Está en marcha la consulta popular al Proyecto de Constitución de la República y las lecciones del suceso brotan por doquier. Comenzaría por esas cuentas pendientes con la cultura cívica, que saltan a la vista cuando la comprensión del documento da un traspié por aquellos que ahora no tienen punto de comparación certero mientras lo estudian, porque no saben mucho de la Carta Magna vigente desde 1976.
Echarán mano al sentido común, que a menudo es el menos común de los sentidos, o mirarán hacia los referentes más inmediatos, que ojalá no sea el estadounidense, cuya versión plagada de simplificaciones y tergiversaciones se promociona a sí misma como la ideal. Tenemos, sí, una cultura jurídico-cívica mal vestida o desnuda, a la cual esta consulta popular transparenta sin ambages. Pero más que preocuparnos, se impone ocuparnos del problema; sea este proceso la oportunidad de hacer algo al respecto.

Tratándose de analizar asuntos múltiples, lidiamos con la posibilidad de que algo superficial solape a las cuestiones esenciales, al hablar sobre lo que se estima más cercano al modo de pensar, a las prioridades o a lo catalogado de relevante. Muchos discursan en torno a la interacción entre las diversas formas de propiedad o la organización del Estado. Y hay quien solo pide la palabra para opinar sobre la definición del matrimonio o de ciudadanía. En contextos específicos podrían manifestarse pareceres con respecto a las prerrogativas de los territorios.

Semejantes prácticas no son absolutamente negativas, pues en la sumatoria de los criterios descansa parte de la riqueza y validez de la consulta; no obstante, mirar en demasía al árbol podría impedir notar al bosque, conduciendo a que unos temas acaparen en exceso la atención de la opinión pública o publicada, en detrimento del resto.

Convendría no olvidar aquello que le da totalidad al texto constitucional. El culto a la plena dignidad que nos legó José Martí. No por gusto el Más Universal de los Cubanos se detuvo en clamar que fuera esa la primera ley de una patria libre. ¿Tenemos clara conciencia de qué significa a los ojos de la contemporaneidad la dignidad soñada por el Apóstol? Tal vez esté en el derecho a ser tratados como seres humanos y consecuentemente, tratar de igual modo a los demás, al decir de Fidel en su concepto de Revolución.

No puede, considero, haber medias tintas en la decisión de compartir el principio de igualdad de derechos; tampoco espacio para la discriminación por motivos de color de la piel, género, creencia religiosa, orientación sexual o cualquier elemento que coloque a unos por encima de otros. A sabiendas de que esos derechos individuales solo están limitados por los de los demás, la seguridad colectiva, el bienestar general, el respeto al orden público, la propia Constitución y las leyes.

A la hora de formarse un juicio es necesario advertir que la nueva Carta Magna mantiene el carácter laico del Estado, lo que supone la no preeminencia de una religión por encima de otra; y refrenda, además, el estatus unitario de la República, reforzando a la Asamblea Nacional del Poder Popular como órgano supremo del Estado.

Mucho de lo que ahora se debate pone a prueba la capacidad del sistema político y de la sociedad civil para conducir con inteligencia momentos en los que las visiones personales son frecuentemente irreconciliables, por razones de creencias o costumbres asumidas casi como naturales. El peligro de la fractura social es cierto, mas, no puede conducirnos al facilismo de pretender dejar las cosas tal cual están por temerle a discutir o peor aún, por intentar eludir la responsabilidad de explicarles luego a nuestros hijos.

Asumamos la controversia como el espacio donde todas las opiniones merecen respetarse, porque ahí yace esa especie de levadura que permite crecer a las esencias irrenunciables de la nación. La diversidad de ideas es absolutamente nítida, por tanto, no es discutir, que eso lo hacemos cada día, sino sobrevivir al debate.

(Publicado originalmente en Periódico 26)

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 280 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -