Posted by : István Ojeda Bello martes, 13 de diciembre de 2005

Por István Ojeda Bello
Desde la semana pasada el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) tiene un nuevo miembro: Israel. Incluirlo significó para la organización humanitaria cambios importantes, al punto de que fue necesario adoptar un nuevo símbolo “neutral”.
Ahora todo el personal y los vehículos del CICR que trabajen en las zonas de conflicto llevarán un cuadrado rojo apoyado en una de sus puntas sobre un fondo blanco. La adopción de este símbolo, llamado genéricamente el “cristal rojo” por su semejanza a un diamante está: "libre de toda connotación nacional, política o religiosa (y) permitirá disponer de un instrumento adicional para la protección de los servicios de salud civiles y militares en situaciones de conflicto", al decir de la ministra de Asuntos Exteriores Suiza, Micheline Calmy-Rey.

La estrella de la discordia
La aprobación de un nuevo emblema es el fin de un verdadero dolor de cabeza para el gobierno suizo, principal depositario de todas las convenciones que abalan el sistema de protección a los civiles durante las guerras y los desastres naturales. El acuerdo parece haber terminado con décadas de discusiones acerca de la posibilidad de que Israel se convirtiera en miembro del CICR.
La sociedad israelí de socorro "Magem David Adom" (MDA), desde su fundación empleó la estrella roja de David para identificarse, un símbolo no aceptado internacionalmente. Con la paulatina agudización del conflicto árabe- palestino, la estrella generó un rotundo rechazo de los países árabes miembros del CICR, quienes sí habían logrado validar a la Media Luna Roja desde 1929.
“Los emblemas actuales no son suficientemente reconocidos o respetados": insistió la canciller helvética durante los arduos debates en Ginebra. Pero tras el declarado propósito de buscar un símbolo universal, la organización socorrista internacional no puede ocultar su comprometida situación financiera.
En los últimos cinco años la Cruz Roja de Estados Unidos ha bloqueado los aportes recibidos para el movimiento internacional, presionando a favor de su aliado israelí. Una actitud que abrió un vacío de más de 30 millones de dólares en el presupuesto del CICR.

El consenso de los símbolos
Israel no estaba dispuesto a sumarse sin más a la organización bajo emblemas no acordes con su religión judía. Tampoco los países islámicos aceptaban la estrella roja de David y para colmo de males los fondos se limitaban por los requerimientos políticos norteamericanos. En un callejón sin salida, la organización socorrista internacional buscó la solución salomónica: un diseño único para complacer a todas las partes: el cristal rojo.
El comienzo del fin de la intranquilidad suiza llegó el 28 de noviembre, cuando el MDA israelí y la Media Luna Palestina acordaron trabajar juntos en los territorios ocupados de Cisjordania.
Con la aprobación del “cristal”, los servicios hebreos de emergencia podrán utilizarlo cuando actúen en escenarios fuera de sus fronteras. No obstante el resultado de 98 votos a favor, 27 en contra y 10 abstenciones, demuestra que hubo acuerdo pero no todos salieron contentos.
Para varios países árabes esta solución fue una forma de acomodarse a las peticiones de Israel y su poderoso benefactor. Sobre todo para Siria que no consiguió el libre movimiento su Media Luna Roja en las Alturas del Golán ocupadas por los sionistas desde 1967 y donde residen de 25 mil de sus ciudadanos.
Desde Palestina el Jerusalem Post se hizo eco de las declaraciones Movimiento de Resistencia Islámica Hamas, quien, refiriéndose al acuerdo que validó al Cristal Rojo y por ende a Israel dijo: “Se trata de un paso muy peligroso hacia la normalización con Israel, a la que se oponen todos los palestinos. El acuerdo no es más que un regalo a la ocupación y rompe el aislamiento de la organización israelí”.
Incluso funcionarios del MDA admitieron que sus ambulancias, edificios y uniformes del personal y de los voluntarios continuarán llevando la Estrella de David Roja “con orgullo”, dijeron, y solamente durante las misiones humanitarias en el exterior, usarían el cristal, pero siempre con una Estrella de David Roja en su interior

¿Se va la Cruz?
Un tercer emblema no implicará cambios para las sociedades nacionales de socorro que hasta hoy tienen como símbolo distintivo la cruz roja o la media luna roja. Otros países, como Eritrea y Kazajastán, que hasta la hecha no cuentan con reconocimiento oficial por parte del movimiento internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, ahora podrán adherirse gracias al nuevo emblema.
De esta manera la cruz roja seguirá vigente como símbolo humanitario desde que se optara por ella durante el proceso que dio lugar a la adopción de las Convenciones de Ginebra (1863-1864). En aquel entonces se invirtieron los colores de la bandera suiza para simbolizar la neutralidad muy típica de la nación helvética.
Con las difíciles negociaciones en Ginebra en torno a la adopción de un símbolo menos vinculado a las tres religiones predominantes quedó al descubierto cuan fuertes pueden ser los convencionalismos religiosos. Peor todavía, los intereses políticos una vez más pusieron en entredicho algo tan importante como el reconocimiento del carácter intocable de una ambulancia o un hospital en medio de la guerra.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -