Posted by : István Ojeda Bello sábado, 17 de enero de 2009

Desde el mismo inicio de la agresión sionista a Gaza fue claro que no tenían intensiones de permitir acceso libre los reporteros, pues rápidamente declararon “restringido” el paso a las áreas fronterizas y ¡ni hablar de pasar!.

Rescatistas, funcionarios de la ONU, médicos o simples ciudadanos se ha erigido en fuentes de información, en muchas ocasiones la única forma de eludir el cerco informativo tendido sobre esa porción de tierra palestina.

Entre los primeros que perecieron en la masacre de Tel Aviv en Gaza estuvo un periodista. Basel Faraj, camarógrafo de la red de televisión argelina ENTV y de la Compañía Palestina de Producción y Radiodifusión, quien murió a causa de las heridas infligidas en unos de los ataques aéreos, el pasado 27 de diciembre. De entonces acá, los colegas empeñados en decirle al mudo lo que está pasando allí son considerados blancos “legítimos” por Israel.

Salvo el canal satelital Al Jazeera, cuyos periodistas estaban en lugar mucho antes de que comenzaran los bombardeos, ninguno más ha podido pasar. Al menos 900 reporteros de todo el mundo permanecen varados en Israel tratando de ingresar a Gaza, dijo la agencia IPS.

Para evitar las informaciones “poco objetivas”, o sea aquellas que develen el ataque a las viviendas, hospitales, escuelas y demás instalaciones civiles, así como el uso de armas prohibidas como el fósforo blanco, el Ejército sionista golpeó la Torre Al Shurouq donde se ubican las oficinas de, entre otros, la agencia Reuters, la cadena de televisión NBC y un gran número de emisoras árabes. Según la agencia Maan, dos periodistas que trabajan para la televisión Abu Dhabi, resultaron heridos cuando al menos un proyectil impactó en la decimotercera planta del edificio.
Como ocurrió con las instalaciones de la ONU, indicar con claridad la posición solo le facilitó el trabajo a los agresores, pues según jefe de la oficina de Reuters, Alastair Macdonald: “estábamos en contacto con el Ejercito israelí, asegurándonos de que supieran dónde estaba nuestro personal y donde estaba trabajando. Nos aseguraron que así era. Poco después de eso, se produjo una explosión en el piso superior, ingresaron metrallas a la oficina”.

Al aparecer tratan de evitar que se repita el papelazo del 2006 cuando dieron acceso a la prensa a su campaña en el Líbano y luego no pudieron ocultar la derrota sufrida a manos Hezbolá (Partido de Dios).

Como en los ataques al hotel Palestina y las Oficinas de Al Jazzera en Bagdad en 2003, o a la televisión serbia en 1999, también en Gaza quieren asesinar a la verdad.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -