Posted by : István Ojeda Bello lunes, 16 de agosto de 2010

Cuando en septiembre pasado Obama ratificó por otro año más las medidas previstas en la Ley contra el Comercio con el Enemigo que sustentan buena parte del entramado de legal que soporta el asedio económico estadounidense contra Cuba, dejó bien claro que el bloqueo permanecería intacto durante su administración.
Por si a alguien lo dudaba solo basta con preguntarles a los ejecutivos de varias de las más importantes instituciones bancarias de Europa y Australia.
Podrían comenzar con los representantes del Barclays Bank PLC, cuyo logo le puede parecer familiar a los fanáticos del fútbol inglés pues desde el 2004 es el principal patrocinador de la Permier League.

Dicho banco acordó pagar 298 millones de dólares en multas por haber realizado transacciones financieras con sus colegas de Cuba, Irán, Libia, Sudán y Myanmar, países bajo sanciones económicas y comerciales del gobierno estadounidense, informó el Departamento de Justicia de ese país.
No importa si Barclays figura entre las 25 trasnacionales más grandes del mundo y la segunda de su tipo en el Reino Unido. Así todo pagará 149 millones de dólares al gobierno de Estados Unidos y 149 millones adicionales bajo un acuerdo con el fiscal del distrito de Manhattan, para evitar ser procesado en la corte federal de Washington DC por haber efectuado operaciones consideradas “ilegales” bajo las normas de la Ley de Comercio con el Enemigo y la de Poderes Económicos de Emergencia.
El selecto club de los multados
Con la inclusión del Barclays Bank PLC continúa creciendo en número el grupo de las grandes instituciones bancarias no estadounidenses sancionadas por Washington por ofrecerles sus servicios a países considerados “enemigos” por la Casa Blanca.
Ya formaban parte de esta especie de “selecto club de los poderosos multados” el Australia & New Zealand Bank Group (ANZ), quien en agosto de 2009 tuvo que pagar cinco millones 750 mil dólares por realizar operaciones con Cuba y Sudán a través de cuentas de bancos estadounidenses.
Por motivos similares, en diciembre se le unió el Credit Suisse Bank, quien desembolsó 536 millones de dólares para hacer las paces con la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC), del Departamento del Tesoro, comprometiéndose, como todo un “chico bueno”, a no hacerlo más.
Otro miembro honorario es el Unión de Bancos Suizos (UBS), quien a pesar de correr con los asuntos financieros de varias de las embajadas acreditadas ante los organismos de las Naciones Unidas establecidos en Ginebra, pagó en mayo del 2004 una multa de 100 millones de dólares a Estados Unidos por permitir que países como Cuba, Irak, Libia y Yugoslavia utilizaran un programa internacional de la Reserva Federal para la sustitución de billetes de dólares en mal estado.
Washington solo tuvo que amenazar con cerrar todas sus cuentas en UBS, así como con presionar a otros los países para que hicieran lo mismo, para que el banco suizo pasara por encima de todas la legislación vigente y demostrara que la palabra “embargo” solo existe en el léxico de los voceros del Departamento de Estado. Mientras tanto el bloqueo contra Cuba en tiempos de Obama sigue vivito y coleando.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 280 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -