Posted by : István Ojeda Bello lunes, 2 de enero de 2012


Si algo pudiera darte te diría No es el fin

Carlos Varela
Dieron las 12 de la noche y comenzó a llover. Entonces pensé que eso no podía ser otra cosa que un buen augurio para año a todas luces definitorio para Cuba. Estos serán 366 días (si porque el año es bisiesto) donde la nación toda deberá enfrentarse a retos que le permitan consolidar el rumbo trazado en el ya pasado 2011. 
Lo primero será superar los estúpidos augurios, hijos de una tradición judeocristiana obsesionada en el fin de mundo, al punto de valerse de torcidas interpretaciones de signos mayas, una cultura que de por sí jamás albergó inclinaciones apocalípticas como las que se les atribuye ahora. 

En enero tendremos la Primera Conferencia Nacional del Partido, cuyo mayor éxito estará, creo, justamente en lo que venga después. Más allá de los acuerdo coyunturales en la impostergable superación de estilos de tiempos pasado y avanzar hacia maneras de pensar muchos más atemperadas a la realidad actual. 

Este 2012 estará marcado por un nuevo capítulo en el largo camino reconciliatorio Estado- Iglesia Católica con la visita del Papa Benedicto XVI, asunto ciertamente importante por la capacidad de influencia de la jerarquía eclesiástica, no tanto por su feligresía, como en el mantenimiento de las buenas clima de las relaciones externas del país. 

Así, mientas muchos cruzaremos los dedos para que la Serie Nacional de Béisbol deje de andar como el cangrejo y en general el deporte cubano luzca bien en las Olimpiadas de Londres, probablemente la mayor atención estará en la evolución de los cambios iniciados en la economía. 

Sin lugar a dudas la actualización de nuestro modelo económico es el mayor desafío del país. No solo porque está implicando una transformación nunca vista esta esfera, sino porque además está teniendo lugar con aproximadamente las misma personas. De cuánto sea capaz la nación de consolidar, por ejemplo, el apoyo serio y responsable a la actividad económica no estatal, sin descuidar tampoco el perfeccionamiento de las empresas bajo el control del Estado, dependerá mucho la salud de la economía cubana. 

De igual manera el proceso de reestructuración de las diversas estructuras del Estado, a sus diversos niveles se presenta como otras de las tareas de colosal envergadura pues implicará, en primer lugar hacerlas, al menos en teoría, mucho más ágiles. Obvio nada de lo anterior será posible sin que cada cual asuma su rol con eficiencia. 

Porque nada de lo que hagamos en este recién nacido 2012 estará bien hecho sin que cada uno de nosotros entienda que justamente en nuestras manos está la solución.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -