Posted by : István Ojeda Bello martes, 27 de agosto de 2013

 Quien no conozca los antecedentes pensará que los cubanos son como las pionías, que provocan
desavenencias sin razón aparente dondequiera que llegan. Brasil parece confirmar ese efecto “belicoso” de los nacidos en este archipiélago del Caribe pues todo iba bien para el gobierno del gigante sudamericano hasta que se decidió incluir en su programa Mais Medicos a los galenos cubanos.

Las reacciones
“Los contratos de los médicos cubanos tienen características de trabajo esclavo y sólo sirven para financiar al gobierno de Cuba”, afirmó la Federación Nacional de los Médicos (FENAM) en declaraciones que recibieron un amplio de destaque en la prensa internacional. Geraldo Ferreira, titular de la FENAM, cuestionó la calificación de estos catalogándola de “muy dudosa”.

Asimismo los acuerdos mediante los cuales el gobierno de Dilma Rousseff esta trayendo a médicos cubanos ha sido calificados como “inconstitucionales” por representantes del Colegio Médico local e incluso en las calles se ha reportado manifestaciones en contra de la llegada de los caribeños.

Sin embargo no todos se oponen.



La doctora y profesora de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) Ligia Bahí manifestó una posición intermedia. “Dispensar de pruebas de calificación (a médicos extranjeros) puede ser una medida de emergencia y provisional. Para la población que experimenta un verdadero camino de la cruz para tener atención médica, tener un acceso fácil siempre es positiva”, dijo. Pero ex asesora del Consejo Nacional de Salud (CNS) sin mencionar la publicidad negativa que ya está haciendo la mayoría de la prensa de su país, pronosticó que “sin algún tipo de certificación de competencias, (las personas) dudarán acerca de la calidad de la formación de los médicos que solicitan la oferta propuesta por el gobierno”.

Paulo Moreira Leite, analista y escritor recordó que no es la primera vez que facultativos del Archipiélago van a Brasil. Estos, advirtió, ya trabajaron allí y a instancias de alguien que luego le disputaría la presidencia al gobernante Partido de los Trabajadores (PT) José Serra, por entonces Ministro de Salud del gobierno de Fernando Enrique Cardoso.

En esa época “nadie dijo que iban a preparar una guerrilla comunista. (…) Los enemigos temen a estas iniciativas de progreso. Sepan que los médicos cubanos irán al lugar donde la muerte no encuentra obstáculos, donde hay enfermedades que se podrían curar con una aspirina, una manta, un vaso de agua con azúcar”, comentó.

“Esta oferta sólo amenaza a los que no tienen nada que ofrecer a los brasileños más allá de su egoísmo”, concluyó.

Las realidades
¿Quién tiene la razón?

Según datos del Ministerio de Salud local, Brasil está a la vanguardia en la lista de países con más escuelas de medicina. Sin embargo esos mismos registros le ubican en 1.8 la cantidad de médicos por cada mil habitantes. Una proporción muy por debajo de naciones como Uruguay (3.7), el 3.2 de Argentina y los cuatro de España.

Incluso el mismo colegio médico que tan airadamente le hace la guerra a los médicos cubanos admitió que apenas el ocho por ciento de los doctores brasileños trabajan en ciudades con 50 mil habitantes o menos, al cuales son el 90 por ciento de todos los municipios del país.

Y justamente para esa mayoría olvidada es que irán los especialistas de Cuba.

“Vamos a trabajar principalmente en el norte de Brasil, en los estados (amazónicos) de Acre, Amazonas, Pará, Rondonia, Amapá. Vamos a ir a los lugares más distantes donde ahora no tienen médicos. (…)No va a ser diferente a lo que hemos hecho en otros países, yo ya estuve en Haití y Venezuela trabajando en áreas remotas y carentes. Otros compañeros del grupo han estado en África. En Brasil va a ser parecido”, le dijo a al agencia de noticias Associated Press, Alexander del Toro, tras arribar a Brasilia desde La Habana.

De acuerdo con AP, del Toro “ostenta una especialización en medicina general integral, una maestría y cuatro diplomados en diferentes áreas de salud”.

El Programa
¿El gobierno del Partido de los Trabajadores intenta “cubanizar” el sistema de salud de Brasil?

Una de las demandas más acuciantes manifestadas por las miles de personas que colmaron las calles de las principales ciudades de ese país en el mes de junio, era que el gobierno no estaba invirtiendo lo suficiente en servicios básicos e infraestructura fuera de las grandes urbes que acogerán tanto la Copa Mundial de Fútbol en 2014, como los Juegos Olímpicos en 2016.

En lo referente a la salud el gobierno federal respondió con el llamado Pacto de Salud donde la presidenta Rousseff acordó con los gobernadores y alcaldes de las 24 ciudades consideradas como más críticas invertir 15.8 mil millones de reales para financiar la construcción de más y mejores hospitales, centros de atención de emergencia y unidades básicas de salud, así como para costear la formación de más médicos.

El pacto incluyó el Programa Mais Medicos (Más Médicos), lanzado por la mandataria el 8 de julio pasado con el propósito de proveer de profesionales de ese sector a los sitios más desfavorecidos.

“Vamos a llevar más médicos al interior de Brasil. Si queremos ofrecer salud pública y universal de calidad, nuestro país precisa enfrentar, defender y planear cuántos médicos quiere tener. Ningún otro interés puede estar por sobre el de la población”, afirmó el ministro de Salud, Alexandre Padilha.

El Ministerio de Salud lanzó la convocatoria para que todos los municipios del país dijeran sus necesidades de galenos para completar las unidades básicas de salud donde estos son escasos o inexistentes. Tres 500 mil ciudades y poblados de todo Brasil se inscribieron con una solicitud total de 15 mil 460 profesionales.

No obstante, y este es un dato que la prensa no ha dicho, Mais Medicos se concibió para nutrirse de médicos brasileños residentes en el país o el exterior a quienes además de costo de viaje, recibirían una ayuda federal por 10 mil reales, mientras que los gobiernos municipales correrían con los gastos de habitación y alimentación. Los extranjeros solo serían aceptados en aquellas plazas no ocupadas por los nacionales.

¿Qué ocurrió?

Con este esquema, al programa sólo se presentaron 938 médicos graduados en al país y 300 graduados en universidades foráneas y 682 extranjeros de ¡61 países!. Con esa cifra apenas se podría completar el 12 por ciento de la demanda presentada por los municipios. Entonces el gobierno anunció que buscaría acuerdos internacionales.

¿Fue Cuba la única explorada? No. A mediados de julio Mozart Sales, secretario de Gestión del Trabajo y Educación en Salud (SGTES) viajó a Santiago de Compostela, Galicia.

“Sales ha manifestado que en Brasil tienen «necesidad de médicos de Atención Primaria», por lo que mostrado el «interés» de su gobierno por captar profesionales en países como España, unos «siete mil » según la estimación inicial que ha apuntado”, dijo Europa Press.

“Para trabajar en Brasil, los médicos extranjeros recibirán una licencia provisional en Medicina, que tendrá validez restringida a la permanencia del médico en el proyecto, y visa temporal, que también será extendida a los compañeros y dependientes”, agregó la agencia.

No fue hasta el 21 de agosto que la administración de Dilma Rousseff dio a conocer su acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para traer médicos de otros países bajo un esquema diferente a la presentación individual de cada especialista. Por tanto estamos ante acuerdo entre gobiernos, no entre gobiernos y personas individuales.

Cuba fue la primera en firmar y es bajo este principio que llegan los médicos antillanos. De ahí que tenga sentido entonces la declaración de la viceministra cubana de Salud para cooperación internacional, Marcia Cobas quien subrayó que su país “no exporta médicos, exporta servicios de salud”.

Hoy los servicios de los médicos de la Mayor de las Antillas se prestan en más 80 países de Asia, África y América Latina bajo diferentes esquemas de financiamientos y con resultados encomiados o no solo por gobiernos de esas naciones sino por la referida OPS.

Es sumamente sospechoso que solo ahora cuando llegan los cubanos es que el colegio médico de Brasil “descubre” una situación de abandono de cientos de municipios por parte de sus afiliados, sin hacer notar las fuertes conexiones de estos gremios con las transnacionales farmacéuticas.

De hecho son este tipo de organizaciones y el Departamento de Estado de los Estados Unidos quienes se han opuesto resueltamente a la presencia de los hombres y mujeres de batas blancas llegados de Cuba. Ahora está ocurriendo lo mismo pero por razones que al parecer nada tiene que ver con una sana preocupación por la salud de la gente.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -