Posted by : István Ojeda Bello sábado, 31 de enero de 2015



De esperanzador y con buen pie  podría calificarse el inicio de una entrega mensual desde las provincias de la  Mesa Redonda . Más allá de su discutida relevancia dentro de la agenda mediática cubana, es una realidad que para las audiencias domésticas el mencionado espacio televisivo es un referente. Tanto, que cuando la población opinó abiertamente en el proceso previo al VI Congreso del Partido, uno de sus planteamientos recurrentes fue que la Mesa tratara temas nacionales. El espacio ha salido “al interior” (sic) del país y los retos, también las interrogantes, sobre el suceso son muchos todavía.

No es la primera vez que sale de sus estudios habituales de La Habana pues en los últimos años lo ha hecho de dos maneras: una al abordar asuntos de relevancia nacional en los cuales han tenido cabida las opiniones de la población y reportajes desde fuera de la urbe capitalina; la otra acudiendo a ciudades como Holguín o Santiago de Cuba a propósito de hechos de prominencia. 

Sin embargo ahora el propósito, afirmaron, es “desde una de las provincias del país (…) mostrar su realidad, sus principales empeños económicos y sociales, sus resultados y sus dificultades”. Intención ambiciosa aunque toda tentativa de sacar del su anonimato relativo a la diversidad de este Archipiélago deberá acogerse con los brazos abiertos y defenderse en todas las tribunas.

Este cambio podría tener implicaciones diferentes, pero igual de importantes para el programa y sus escenarios. Para el primero, el desafío de acercarse justamente a eso: a una visión equilibrada de cada una de las porciones territoriales de la nación. Eludir, quizás, la centralización capitalina que podría transmutarse en: de La Habana a solo la cabecera administrativa de cada territorio, o peor aún, a solo el caso histórico de esta última.

También el tiempo obrará en su contra pues lo que por el momento podría sonar a novedoso a sus ojos como los programas radio-televisados de intercambio entre las autoridades políticas de cada territorio y sus respectivas poblaciones, en tres o cuatro meses será reiterativo pues es una experiencia extendida a varias provincias.



Del otro lado los desafíos son mayúsculos: ¿podrán aludir el camino fácil de regodearse en el falso egocentrismo pueblerino de querer edulcorar el acontecer local cuando se sabe escrutado por el visitante y más si este viene del principal centro administrativo y político de la nación a mostrar qué ocurre por acá?.


Ambas situaciones se tornar decisivas teniendo en cuenta que los públicos son diversos y lo que podría creerse quienes no estén en contacto directo con el lugar descrito, no lo harán los protagonistas y habitantes de cada demarcación que llegaría a sentir que “esa” no es su provincia.
 

Qué bueno, ¡qué bueno! Que la Mesa Redonda estará saliendo de la capital. Si lo hace fuera de los moldes turísticos, costumbrista o hasta folclóricos si se quiere, y apuesta por una visión seria y verosímil de cada pedacito de este país le estará haciendo un bien, no solo a sí misma, sino al prestigio de la prensa cubana. Porque como bien dijo su conductora en la primera entrega: el alma de cada territorio es un pedacito del alma de la nación.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -