Posted by : István Ojeda Bello domingo, 23 de julio de 2006

Por István Ojeda Bello

Pasó una semana y Um Hassan no sabe nada de sus hijos. Ahora ya no me queda nada ni nadie. Solamente Dios, declaró a un periodista de la France Press. Como decenas de miles de libaneses Hassan tuvo que huir de la Beirut, bombardeada sin piedad por Israel. Al hacerlo dejó atrás los escombros de su casa y partió con la incertidumbre de no saber que fue de su familia.
Me encontraba en el trabajo -dijo- cuando empezaron los bombardeos israelíes. Al volver a casa, sólo quedaban cenizas. Me dijeron que me fuera rápidamente de la zona. De eso hace ahora siete días e ignoro si mis hijos quedaron sepultados bajo los escombros o si están sanos y salvos en algún lugar. Su historia es sencilla pero aterradoramente multiplicada hoy no solo en el Líbano, sino también en Gaza.

Una “situación trágica” pero “tolerable”
Más de una semana de incesantes bombardeos sionistas, han prácticamente aniquilado la infraestructura de la diminuta nación libanesa y la minúscula Franja de Gaza. El Aeropuerto Internacional Mártir Rafiq Hariri ha sido atacado tres veces. El otrora reluciente viaducto trasnacional prácticamente es un conjunto de tramos asfaltados sin conexión alguna, pues la mayoría de los puentes de su autopista han sido arrasados. Hasta un faro de estilo romano fue pulverizado por un misil.
A mitad de la semana los objetivos fueron la compañía productora de leche más grande del Líbano, una de las principales fábricas de alimentos y dos plantas de productos farmacéuticos. Esto solo ocurrió después de los bombardeos a plantas de procesamiento de agua, plantas energéticas, silos de granos y un convoy de dos camiones que transportaban suministros médicos, donados por los Emiratos Árabes Unidos.
Tanto en Europa y especialmente en Estados Unidos las reacciones no han pasado de tímidas súplicas para “rebajar” el nivel de las acciones militares. Mientras el Ministro de Asuntos Exteriores egipcio, Ahmed Aboul Gheit estimó que un cese al fuego es imperativo, y debemos seguir trabajando para lograr ese objetivo. Es imperativo. Debemos ponerle un fin lo más pronto que sea posible. De pie junto a él, la Secretaria de Estado Condoleezza Rice rechazó un cese al fuego inmediato. Todos estamos de acuerdo en que debe suceder lo más pronto posible, cuando las condiciones estén dadas para ello, afirmó.
Para el presidente estadounidense, los centenares de muertos en Gaza y el Líbano no pasan de ser una “situación trágica”. Con su lógica muy particular Bush opinó que a veces se necesitan situaciones trágicas para ayudar a traer claridad a la comunidad internacional. Y ahora es claro para todos el divisar que hay elementos terroristas que quieren destruir a nuestros amigos y aliados democráticos, y el mundo debe trabajar para evitar que ellos lo hagan.
En honor a la verdad, el presidente solo defiende sus intereses y los del poderoso lobby judío.
Jeffrey Blankfort, en un reciente estudio sobre la influencia del sionismo judío dentro de la política norteamericana advirtió que: el apoyo incondicional para Israel seguirá probablemente siendo el único aspecto en el que demócratas y republicanos entierran sus hostilidades y marchan juntos al unísono como animales adiestrados de un circo.
Usualmente las leyes favorables Israel reciben un mínimo de 400 votos de los 435 miembros de la Cámara de Representantes y hasta 99 de 100 en el Senado de Estados Unidos.
Se estima que en casi 50 años de existencia del Estado israelí, al menos 108 mil millones de dólares del presupuesto de EE.UU. se han destinado como ayuda a Israel. Esta cifra no comprende los 19 mil millones de dólares en garantías de préstamos a los gobiernos judíos desde 1991 y ni las indeterminadas contribuciones privadas.
Mucho se habla de la influencia del Comité de Asuntos Públicos USA-Israel (AIPAC, siglas en inglés). El mismo es tan determinante que en ocasiones no se trata de simpatía sino de elemental pragmatismo que los congresistas hagan los que el AIPAC dice. En 1989 Morton Kondracke, considerado favorable a Israel dentro del Congreso, afirmó: Israel ya no recibe tres mil millones de dólares al año por afecto. Es por miedo de que te vayas a despertar una mañana y descubras que un oponente tiene 500 mil dólares para presentarse a las elecciones en tu contra.
No obstante al APIAC lo acompañan más de 60 organizaciones, entre pequeñas y grandes, dedicadas a promover los intereses de Israel en Estados Unidos.
Según investigaciones de Blankfort a los 400 principales donantes individuales a ambos partidos políticos. La mitad de los grandes donantes de las campañas de los partidos Republicano y Demócrata estaban vinculados a algunas de las organizaciones de cabildeo pro-judío.
Obviamente no se trata solo de los apremios típicos de los grupos de presión. Es evidente también la simpatía hacia la causa sionista entre los círculos de poder estadounidense. De ahí que la actual escalada belicista de Tel Aviv resulte incómoda para Washington, quizás porque no fue consultada previamente y porque a la Casa Blanca no le interesa derribar al gobierno libanés, claramente antisirio. Empero los lazos son lo suficientemente estrechos como para fruncir un poco el seño al aliado y solicitarle que reduzca, solo un poco, el nivel de su agresión.

¿Respuesta?
Desde el punto de vista israelí se supone que agredir, por enésima vez la Franja de Gaza y ahora también al Líbano, son la respuesta la captura de soldados israelíes.
Particularmente se ha censurado como “no provocada” la operación militar realizada por la organización libanesa Hezbola (Partido de Dios), la cual sirvió de pretexto para el inicio de la agresión al Líbano.
Pero como advirtiera Raja Halwani, profesor asociado de filosofía en el Instituto de Arte de Chicago: hasta el momento en que Hezbola secuestró a los dos soldados israelíes, Israel ha estado machacando Gaza con inmundos bombardeos y un bloqueo porque dos semanas atrás Hamas había secuestrado a un soldado israelí - en una operación que en ningún modo puede ser descrita como no provocada - para pedir la liberación de los prisioneros palestinos a cambio de la liberación del soldado.
Por supuesto
, -agrega Halwani- antes de este acontecimiento Gaza había estado sometida a un cierre por parte Israel, y tanto ésta como Cisjordania siguen bajo ocupación israelí. El primer ministro de Israel, Ehud Olmert, seguía adelante con un plan de librarse unilateralmente de los palestinos dándoles un reducido y marchito Estado en Gaza y en partes de Cisjordania, sin soberanía real y sin posibilidad de prosperar. Todo esto ocurría bajo la no tan vigilante mirada de un mundo que no tenía la menor intención ayudar.
En esencia Hezbola fue la única organización que tomó una medida concreta para ayudar a los palestinos. Si secuestrar a un soldado y darle la excusa a Israel para hacerse la víctima, era la acción más inteligente, ya eso es otra parte del asunto.
Lo cierto es que, el gobierno sionista está actuando bajo un plan muy bien establecido. Por una parte acabar con el control de Hamas dentro de la Autoridad Nacional Palestina y en segundo lugar eliminar a la única organización que los obligó a retirarse del sur del Líbano.
Solo que en el camino muchas madres como Um Hassan perderán a sus seres queridos y la guerra marcará para siempre la vida de generaciones completas en el Cercano Oriente.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -