Posted by : István Ojeda Bello sábado, 8 de julio de 2006

Segundas partes nunca fueron buenas

A pesar de la larga y funesta experiencia de Hollywood, la Casa Blanca y el Departamento de Estado demuestran, una vez más, pocas aptitudes para el aprendizaje. Dos años después del “estreno mundial” del primer informe de la “Comisión para la Ayuda a una Cuba Libre”, vuelven sobre sus pasos tratando de engatusar a la opinión pública con una pretendida nueva propuesta cuando en realidad es más de lo mismo.

Plan de anexión “reloaded”
La crítica cinematográfica especializada literalmente destrozó al guionista y al director de “The Matrix” (La Matriz), cuando al año siguiente trataron de repetir el éxito de la historia futurista de un mundo dominado por la computadoras con “The Matrix reloaded” (La Matriz recargada).
En el caso que nos ocupa ni eso lograron los estrategas de Washington. El fiasco fue total pues en el último bienio la economía cubana mostró claras señales de recuperación y lejos de persistir la crisis, Cuba emprendió amplios y ambiciosos planes para elevar el nivel de vida del pueblo.
Hacia el interior de la isla el impacto de la primera “entrega”, usando otro término cinematográfico, no pudo ser peor. Si querían ganarse al público cubano consiguieron todo lo contrario. Era de esperarse pues la aplicación del Plan Bush superaría con creces todo el precedente sobre la destrucción de las conquistas sociales de un país en un abrir y cerrar de ojos. La crisis argentina tras diez años de neoliberalismo quedaría como un juego de niños frente a lo que ocurría en Cuba si los sueños de Bush y la derecha cubanoamericana se hicieran realidad.
Al mismo tiempo los absurdos planes de “transición”, cual bumerang político, motivaron dentro de la isla el debate y la crítica sobre cómo perfeccionar el socialismo y hacerlo más fuerte frente al inexorable paso de los años. Salvo sus asalariados quienes se relamieron con la inyección de capitales frescos para su negocio de la contrarrevolución, las críticas llovieron de todas partes.
En lo círculos políticos dentro de Estados Unidos las reacciones tampoco fueron halagüeñas. Como señalara el presidente del parlamento cubano, Ricardo Alarcón: Bush consiguió algo que es el sueño de cualquier político norteamericano: unir al más amplio frente, desde la izquierda hasta la derecha. Solo que esta vez coincidían para criticarlo a él y su endemoniado Plan.
Las presiones gubernamentales no eliminaron el interés de los empresarios norteamericanos en comerciar con La Habana. A contrapelo de las atípicas y difíciles condiciones en que dichos negocios se efectúan, los productores estadounidenses han realizado ventas por mil 917 millones de dólares desde el inicio de las operaciones en el 2001. Solo en el presente año Cuba adquirió en Estados Unidos alimentos por 294 millones de dólares.
Por otra parte, las “genialidades” de aquellas 458 páginas provocaron un espectáculo jamás visto: la mayoría silenciosa de los emigrados cubanos en el Sur de la Florida, abandonó su mutismo y protestó contra la limitación de las visitas a sus familiares en la isla a una vez cada tres años.
Además el gobierno estadounidense rompió el record “Guinnes” de estupideces en materia de derecho familiar, al redefinir a su conveniencia el concepto de familia. De esta manera los primos, tíos o sobrinos no son considerados como tales y por tanto solicitar permiso para visitar a una tía moribunda es motivo suficiente para viajar a Cuba, aún cuando es persona haya sido como una madre para el perjudicado.
¿Dónde quedan los derechos de nosotros los cubanos cuando se nos prohíbe visitar la patria y a nuestros familiares? –se pregunta Ileana Luis. Y agrega la cubana, miembro de Casa de las Américas de Nueva York: ¿qué pasa cuando nuestros padres o familiares queridos están avanzados en edad? Tendremos que dormir con la angustia de que algún día por ley de la vida fallezcan y no poder despedirnos ni verlos antes de su partida solo por un maldito capricho de Bush y la extrema derecha cubanoamericana.

Estreno frustrado
Al más puro estilo hollywoodense este año se anunció la segunda parte del proyecto para derrocar a la Revolución Cubana. Sin embargo esta vez perdieron el factor sorpresa y, como ocurre cuando las copias “piratas” se anticipan a la salida oficial de un pésimo pero muy publicitado filme, aún sin ver la luz oficialmente ya el “Plan Bush II” recibió todo tipo de ataques.
El reverendo John L. McCullough director ejecutivo del Church World Service (Servicio Mundial de Iglesias), órgano de ayuda y desarrollo ecuménicos del Consejo Nacional de Iglesias de EEUU, tras conocer del informe declaró que el mismo es un ataque a las relaciones ecuménicas no solo con Cuba, sino internacionalmente y plantea un grave precedente. Esto –dijo- trata de dictar la manera misma en que en que entregamos ayuda humanitaria a las personas que la necesitan. Si la forma en que entregamos la ayuda puede ser reducida en Cuba, nuestro trabajo de ayuda y respuesta puede ser amenazado en cualquier otra parte, advirtió.
Albor Ruiz desde su columna en el diario New York Daily News, ironizó: puede que la Casa Blanca no haya sido capaz de saber cuanto es dos más dos en el caso Irak, pero lo tiene todo resuelto cuando se trata de Cuba. Si usted lo duda, ¿quien puede culparlo? Después de todo, la política estadounidense hacia la isla caribeña, ya tiene más de 50 años de fracasos y desvergüenzas para complacer a los extremistas de la comunidad cubanoamericana.
El colmo del naufragio anticipado de la nueva aventura contra Cuba ocurrió esta semana cuando Rubén Bonilla director de la terminal marítima de Corpus Christi, Texas y Pedro Álvarez, presidente de ALIMPORT, la empresa cubana dedicada a la importación de alimentos, renovaron el convenio de envíos de alimentos a la Mayor de la Antillas.
El representante por Texas, Solomon Ortiz, quien integró la delegación norteña manifestó que varios estados han pasado resoluciones para quitar el bloqueo, en realidad hay más cosas que nos unen que las que nos separan a cubanos y norteamericanos.

“Remake”
La Administración Bush, al parecer, la única lección que extrajo del anterior chasco fue que hacia falta más dinero. Ahora anuncian la creación de un “Fondo para el Futuro Democrático de Cuba”, un programa de 80 millones de dólares en dos años con los objetivos ya conocidos.
Tal vez lo único diferenciable del antecedente del 2004 es el anexo “secreto” el cual se mantiene así aduciendo la llevada y traída “seguridad nacional”. Ateniéndonos a la historia, probablemente se trate de un “remake”, o sea de una adaptación modernizada como dicen los cineastas, de versiones anteriores para derribar al gobierno cubano. La más antigua de ellas, el “Plan de Acción Encubierta Contra en Régimen de Castro”, fue aprobada por el presidente Eisenhower en marzo de 1960.
Repetir los errores no es solo típico del séptimo arte. Al “The Matrix reloaded” le siguió un descalabro mayor: “The Matrix Revolution”. Luego de dos capítulos de la misma saga de sucesivos planes contra Cuba, con todo y sus capítulos no revelados el desastre está asegurado.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -