Posted by : István Ojeda Bello miércoles, 20 de enero de 2010


Hasta el peor de los cataclismos sirve para ganar dinero. Al menos eso piensan ciertos “cerebros” de los negocios en medio del indescriptible infierno que se vive Haití. Mientras tanto, otros no pueden sustraerse de su naturaleza imperial, como siempre traducida en tomar el control de la situación y no precisamente para hacer más expedito el camino para la ayuda a quienes allí lo necesitan.




Hamburguesas y playas para dormir tranquilos


Probablemente muchos bonaerenses se sientan satisfechos sabiendo que han aportado algo para clamar el hambre en el país que inspiró a Alejo Carpentier para escribir su inolvidable novela El Reino de este mundo. Todo por “obra y gracia” de Arcos Dorados, la empresa que opera McDonald´s en América Latina, la cual donará 0,50 dólares por cada Big Mac vendida, informó desde la capital argentina el diario La Nación.


Algo parecido sentirán los turistas de los cinco cruceros que atracarán hasta el 22 de enero en las costas haitianas, fletados por la Royal Caribbean International (RCI) quienes quizás se beban una refrescante piña colada a escasos kilómetros de miles de gargantas sedientas.


"Exclusivo destino que depara playas inmaculadas, paisajes sensacionales y deportes acuáticos espectaculares", así continúa promocionando la empresa a playas haitianas como Labadee.


Cuando termine esta semana ya habrán anclado el "Navigator of the Seas" (el navegador de los mares), el "Liberty of the Seas" (libertad de los mares) y el "Celebrity Solstice" (solsticio de celebridades) todos gestionados por la firma Celebrity Cruises Haiti, de RCI.


Aunque la naviera estadounidense prometió llevar hasta un millón de dólares en mercancías en sus barcos y que la totalidad de las ganancias que se obtengan en el lugar serán para los afectados del sismo, muchos cuestionan como “insensata” tan peculiar forma de humanitarismo. ¿Qué no hay ya suficientes playas de recreo en mundo?


“No me puedo imaginar tomando el sol en la playa, comiendo barbacoa y disfrutando de un cocktail mientras [en Puerto Príncipe] hay decenas de miles de muertos amontonados en las calles”, aseguró un pasajero en un foro de Internet publicado por The Guardian. Afortunadamente no todos piensan como los ejecutivos de la Royal….


También están los aprovechados. No en vano el Buró Federal de Investigaciones estadounidense (FBI) advirtió a los potenciales donantes individuales sobre posibles fraudes.


"El FBI recuerda a los usuarios de Internet que reciben pedidos de ayuda para las víctimas del terremoto del martes [12 de enero] en Haití, que estén atentos y hagan las averiguaciones del caso antes de satisfacer esos pedidos", señaló en un comunicado.


La agencia Francesa de Prensa recordó por su parte que “tragedias pasadas y desastres naturales dieron lugar a que individuos con propósitos delictivos solicitaran contribuciones para supuestas organizaciones de caridad o buenas causas”.


Por último el organismo de seguridad pidió a los internautas verificar la legitimidad de las organizaciones sin fines de lucro mediante la utilización de la red, tener cuidado con los correos que pretenden mostrar imágenes de las zonas de desastre en archivos adjuntos porque podrían contener virus y no proporcionar información personal y financiera a cualquier individuo que solicite contribuciones.


Nada, que en rio revuelto…


Otros como el Fondo Monetario Internacional (FMI) se han mostrado igual de “caritativos” afirmando estar decididos a “movilizar ayuda” para Haití mediante el desbloqueo de 100 millones de dólares. Sin embargo el gobierno caribeño tendrá que devolver en el futuro hasta el último centavo pues los fondos saldrán de las arcas del FMI mediante la “solidaria forma” de facilidad ampliada de crédito.


El FMI continúa una larga saga de saqueo financiero a la nación caribeña, iniciada en 1825 por el entonces rey de Francia Carlos X quien mediante un emisario amenazó con bloquear e invadir el país si este no aceptaba “indemnizar a los agraviados colonos”. Nació entonces la primera gran deuda de Haití, ascendente a 150 millones de francos-oro, los cuales al cambio actual serían unos 23 mil millones de dólares.


En la actualidad la deuda externa haitiana se estima en unos mil 885 millones de euros. Salvo Venezuela quién ya anunció sus intensiones de condonar su parte, todavía no se sabe cómo responderá el resto de los acreedores al llamado hecho por Christine Lagarde, ministra francesa de Economía, quien exhortó a los miembros del Club de París a anular la deuda de Haití.


Por cierto ¿alguien se ha preocupado por averiguar qué pasó con 900 millones de dólares que se robó la familia Duvalier tras décadas de cruenta dictadura?



Llegaron los marines


Después de 95 años de su primera ocupación del país los marines yanquis vuelven a desembarcar en Haití, otra vez, bajo el manto de la ayuda humanitaria.


En este sentido fue muy simbólico el aterrizaje helitransportado en los jardines de las ruinas del Palacio Nacional. El mensaje no pudo ser más claro: “Nosotros estamos a cargo”. Ya los uniformados se despliegan en un campamento en las afueras de la capital y cuando termine el mes más de 10 mil soldados habrán literalmente ocupado el país.


El operativo comenzó con el arribo del buque de guerra el "Carl Vinson" cargado con 19 helicópteros y con una capacidad de 51 camas de hospital, tres salas de operaciones quirúrgicas, aunque no se sabe si efectivamente algún haitiano podrá ser intervenido quirúrgicamente con el puerto prácticamente destruido.


De hecho los médicos cubanos ya sobrepasaron las 400 operaciones. Desde luego hay un detalle ellos están en los pocas instalaciones de salud que quedaron en pie y en hospitales de campaña.


La 82 División Aerotransportada fue la primera en llegar con 100 soldados que prepararon el terreno para el arribo del resto de la brigada. Una unidad que por cierto es muy recordada por su protagonismo en anteriores despliegues rápidos, o sea invasiones, en naciones del Tercer Mundo como Granada, Panamá, el propio Haití o Irak.


A decir verdad esta es la única manera en que Estados Unidos sabe responder a una situación de catástrofe. Una nación tan poderosa económicamente pero construida sobre la base de principios de domino global no podía movilizar otra cosa que a su fuerzas militares.


Probablemente Washington esté tomando medidas preventivas para evitar un eventual éxodo masivo de haitianos similar al ocurrido en 1994 tras el golpe de Estado que sacó del poder a Jean Bertrand Aristide. Ese y no otro parece ser el verdadero objetivo de acantonar sus fuerzas militares en suelo haitiano.


En 2005 miles de ómnibus se quedaron atascados en Nueva Orleans sin poder evacuar a miles de residentes que luego murieron cuando el huracán Katrina puso a tres cuartas partes de la ciudad bajo el agua. Entonces, como ahora, el Ejército y la Guardia Nacional fueron terriblemente eficientes ocupando militarmente las ciudades y reprimiendo multitudes desesperadas por el hambre y la sed.


Otras naciones como Cuba, Venezuela, Francia, Rusia, México, Reino Unido, Argentina, Uruguay, Venezuela o Nicaragua reaccionaron de forma diferente, enviando sus equipos especializados en catástrofes naturales para colaborar con la sociedad haitiana.


Los Estados Unidos han sido el país que en más han ocupado la isla y ¿qué han dejado como no sea más pobreza y un Estado incapaz de enfrentar una crisis y profundamente endeudado?.


¿Es necesario el personal militar en Haití? Desgraciadamente sí, pero los antecedentes y estilos del US Army indican claramente que es el menos indicado para asumir la tarea de la seguridad en Haití. Corresponde únicamente a las Naciones Unidas velar por la tranquilidad en las calles haitianas.


A estas horas ya debe haber arribado a una refinería de petróleo en República Dominicana un buque con 225 mil barriles de diésel y gasolina donados por Venezuela para paliar las urgentes necesidades de combustible de Haití.


Es la cara opuesta de un mundo en el cual, por desgracia, para algunos el Apocalipsis es un negocio redondo.

Lea además:

EEUU se blinda frente a una ola de inmigrantes haitianos
En 1991, tras el golpe militar que derrocó al entonces presidente Jean-Bertrand Aristide y generó una ola de violencia, decenas de miles de haitianos huyeron del país y se echaron a la mar rumbo a Estados Unidos. Antes de que llegaran a las costas de Florida, Washington los internó en las escasas instalaciones de Guantánamo. Es una imagen que el Gobierno de Barack Obama no quiere que se repita.
Texto completo

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -