Posted by : István Ojeda Bello miércoles, 13 de enero de 2010




Ahora la gran prensa se cebará en las escenas apocalípticas vistas desde este 12 de enero en Puerto Príncipe. “Las siete plagas sobre Haití” decía la BBC al día siguiente del sismo.



Entonces los haitianos vivos, y sobre todo los muertos, tendrán amplios espacios en los telediarios de Madrid, Nueva York o París. Los colonizadores de ayer, cuan magnánimos benefactores despacharan aviones de ayuda humanitaria para dormir tranquilos en su opulencia.

Así de al revés está el mundo que de olvidados solo se acuerdan cuando para muchos no hay nada que hacer.


El embajador haitiano en Washington lanzó un desesperado llamado de auxilio a la comunidad internacional, sugiriendo a Estados Unidos, por ejemplo, el envío del buque hospital de la Armada estadounidense, probablemente el mismo que hace dos años trató de contraponerse a la Misión Milagro que bajo los auspicios de Cuba y Venezuela le ha devuelto la vista de millones de personas en varias naciones de Latinoamérica.


Dos siglos atrás la colonia de Saitn Domingue era un opulento enclave azucarero cuya prosperidad descansaba sobre la sangre y el sudor de miles de esclavos.


¿Cuándo las metrópolis de ayer y hoy pedirán perdón por sus explotación inmisericorde al país más pobre del hemisferio?.


¿Qué necesita Haití en este momento?


Junto a la ayuda que ya está llegando y que obviamente salvará muchas vidas de forma inmediata. Haití necesita de la sensibilidad perenne del Norte con una nación cuya pobre no es obra del Espíritu Santo es el resultado del saqueo de las mismas potencias que hoy contemplan horrorizadas la catástrofe.


¿Qué pasará dentro de unos meses cuando se hayan ido las brigadas de rescate y se agoten los alimentos y medicinas enviados desde el Primer Mundo?


Vendrá entonces el olvido y solo volverá Haití a los leads noticiosos cuando ocurra otra desgracia.

Solidarias están siendo Cuba y Venezuela desde hace más tiempo con el sufrido pueblo haitiano, pues ¿de qué pueden servir algunas medicinas si no hay médicos que sepan administrarlas?“Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida”, es estan haciendo cubanos y venezolanos en Haití.


En estos precisos momentos jóvenes haitianos estudiantes de la Escuela Latinoamericana de Medicina está devolviéndole la esperanza a muchos de sus compatriotas. Gracias la solidaridad de un país que no espera más recompensa que la gratitud de un rostro arrebatado a la muerte.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 280 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -