Posted by : István Ojeda Bello domingo, 2 de enero de 2011

El 2010 que acaba de irse podría marcar el inicio de muchas cosas en Cuba o más bien el comienzo de un período de inevitable reacomodo de la estructura económica del país, alterando inevitablemente amplios espacios de la vida cotidiana y para el cual desde la prensa cubana, creo, también deberemos hacer lo nuestro.
Con punto de partida, tal vez en el instante en que fueron publicadas varias leyes que ampliaron y flexibilizaron formas de producción y propiedad no estatales, este proceso significará para muchos redefinir su propio concepto de que  es Socialismo.
En quizás uno de sus discursos más importantes desde su elección como presidente, el General de Ejército Raúl Castro, asumió un papel que rara vez se le ve a alguien en un cargo similar. Sin embargo fue él precisamente quien nos recordó a los profesionales de la información que nuestro rol en los tiempos que ya vivimos no es, ni por asomo, de meros espectadores.
Con la autoridad moral que le dan sus años de entrega total a la causa de la Revolución Raúl dejó bien claro que ya pasamos el punto de no retorno, donde el error y la restauración del pasado neocolonial no son opciones para una nación que solo ha conseguido tener Patria después de hacer una Revolución, la cual a su vez, solo será  verdadera en cuanto siga siendo Socialista.

Secretismo en la mira
El mayor aldabonazo del General Presidente fue contra la natural tendencia de los funcionarios a limitar la información, privando a los medios precisamente de los argumentos necesarios para acompañar a la Revolución en este momento trascendental.
“¿Secretismo? No. El que quiera  guardar secretos de sus propias deficiencias que luche y dedique ese gran esfuerzo en evitarlas- me refiero a las deficiencias”, dijo. Y el hecho de a que esta frase crucial no le sucedieron los encendidos aplausos con que el auditorio secundó otras igualmente válidas, ilustró a las claras cuanto hay que hacer todavía.
Otra verdad como una piedra cayó sobre todos cuando Raúl nos recordó lo buenos que hemos sido destacando los logros, algo lógico e imprescindible para mantener el conceso social que hace posible la existencia de la Revolución,  pero que carecerá de sentido si nuestra credibilidad no se apoya también en un ejercicio inteligente de la crítica.
Por el camino siempre habrá que soportar la mofa de los analistas externos y sus asalariados de adentro quienes, creyéndose portadores de verdades establecidas y cánones mágicos de esbeltas democracias, no se cansarán de magnificar nuestros errores. Semejantes augurios continuarán escuchándose en los días por venir y quizás su único valor será recordarnos a dónde conduce el precipicio.
En el propósito de construir una Cuba mejor para todos los periodistas no seremos  actores de reparto. Solo así cuando termine este 2011 estaremos más cerca de tener un país  mejor.

2 Responses so far.

  1. willy abella says:

    Hacia dónde conducen las medidas económicas de Raúl?
    Indudablemente que hay que hacer algo urgente en la economía cubana para que pueda sobrevivir. El próximo congreso del PCC, por cierto, atrasado para dar tiempo a la recuperación física y política de Fidel, plantea una "estrategia" económica para Cuba. Según lo que se ha dicho y publicado por la prensa del régimen , se otorgarán licencia para determinados trabajos por cuenta propia y , entre otras, el despido de miles de empleados públicos, porque el gobierno ya no puede más con esa carga. Al parecer la "apertura" hacia la legalización del trabajo por cuenta propia en muchos sectores de producción, pudiera ser buena y oportuna, pero hay una razón muy poderosa que indica que, como todo lo que ellos hacen, conducirá a un rotundo fracaso y sólo será un paño tibio a una herida sangrante. Es necesario algo más, una cirugía mayor para erradicar el mal de una vez. ... continúa
    Mi punto de vista es que si ud quiere que un zapatero, por ejemplo, al que se le otorga una licencia, realice su oficio legalmente y con productividad, tienen que ofertarle, no sólo la licencia, sino además, los materiales, las herramientas , un local, etc. y eso lo proporciona sólo la propia pujunza del mercado libre, que está prohibido en Cuba. Me pregunto, cómo este señor puede hacerlo si el único que distribuye es el gobierno y no lo hace y no ha garantizado que lo hará?. De dónde sacará las puntillas, el cuero, los tacones, cordones, pegamentos, hilos, agujas, tintas, cepillos , paños, las máquinas de costuras, etc?, de dónde.? En estos momentos es de "la bolsa negra", que a su vez es sinónimo de robarle al estado esos recursos en trueques de corrupción administrativas, obligados por las estridentes "medidas" de los que dirigen Cuba. Por qué es así? Muy sencillo, porque para el gobierno, LO PRIMARIO es la parte política de la ideología comunista de no permitir que el ciudadano común y corriente tenga ideas y que con esas ideas obtenga recursos económicos y que estos "puedan" ser utilizados en conspirar contra el gobierno que lo oprime...continúa....

  2. willy abella says:

    ...continuación...
    Es sencillo darse cuenta, porque ya lo han demostrado y dicho y hecho en repetidas ocasiones, como por ejemplo cuando el cambio de dinero en el año 1961. Cómo seria una solución seria y responsable?. Bueno, en mi opinión, se debe ir más lejos, se debe tener el suficiente valor político para desechar los más de 50 años de despilfarro, improductividad e ineficiencias , desechar la economía centralizada socialista y regresar a la economía capitalista de producción con medidas sociales y laborales que garanticen el respeto y bienestar a los trabajadores y al mismo tiempo el de los inversionistas. Lo primero que se debe hacer, es , como en toda empresa, establecer un sistema de mercadeo libre donde una compañía, nacional o extranjera establezca un sistema de suministro con una oficina central, con una infraestructura adecuada de almacenes para la importación, con un team de compradores y vendedores, con medios de transporte y distribución , establecer las tiendas que poco a poco demanden las ventas y garanticen el suministro de los materiales que los contratistas, operarios, profesionales y empleados con licencias puedan obtener lo que cada uno necesita y cuando lo necesiten. Para ello, no hace falta la participación monetaria ni los recursos del estado sino de compañía privadas que invertirán su dinero y den empleos a los miles de desempleados que el propio estado está despidiendo por todo el territorio nacional. La presencia del estado seria, primero, transformar las leyes que hoy impiden el desarrollo de la actividad económica y después, ser celoso cuidador de los derechos de los trabajadores y de las mismas empresas y finalmente, como premio, el gran recaudador de los impuestos que estas nuevas empresas e individuos privados, aportarán. Ahora bien, eso generará dinero para el estado, pero también ganancias en manos privadas y por ende, influencias, y bienestar a otros grupos que no serán precisamente los vampiros dirigentes de hoy. Se atreverá Raúl a semejante reto o Fidel se lo impedirá?

    Dibujo de: Arístide
    Publicado por Willy Abella

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -