Posted by : István Ojeda Bello martes, 26 de julio de 2011

El sentido de las celebraciones por el 26 de julio podría indicar un cambio en el perfil de estas conmemoraciones. No solo porque, al parecer, el presidente Raúl Castro tras un demoledor discurso en Camagüey en 2007, no pronunciará ya más las palabras centrales en este tipo de actos, sino porque las celebraciones mismas estarían haciendo un énfasis mayor en aquello por mejorar que en dedicarse a auto complacerse con los logros.

Si el año pasado la ausencia de Raúl como orador principal se asoció con el hecho de que el presidente venezolano Hugo Chávez no pudiera asistir a Santa Clara; el que ahora nuevamente el vicepresidente Machado Ventura pronunciara las palabras centrales podría ser la señal de que nuestro General Presidente estaría estableciendo un estilo de trabajo muy propio, reservándose para la sesión ordinaria de mediados de año del Parlamento que parecer haber quedado fijada siempre para los primeros días de agosto.

Tampoco pasa por alto que para los cubanos tuvieron siempre una fuerte carga simbólica los discursos de Fidel cada 26 de julio y, quizás, Raúl estaría enfatizando su propósito de no sustituir a líder histórico de la Revolución, algo que ha señalado en otras ocasiones.

Por otro lado el contenido de los discursos, no solo en el acto central nacional en Ciego de Ávila, sino también en la generalidad de los efectuados en cada una de las provincias fue notable el cambio. La tradicional retórica de abundantes alusiones a los éxitos fue sustituida por análisis concretos y precisos sobre los retos por vencer para mejorar la vida económica y social de cada uno de los territorios.

De esta manera lo visto en Ciego de Ávila no es sino la expresión de lo que ha estado ocurriendo en el resto del Archipiélago. Tras más o menos cortas menciones de aquellos indicadores macroeconómicos positivos, en cada una de las demarcaciones territoriales, los dirigentes partidistas se han concentrado en dónde están los problemas y los escollos que impiden el avance de la nación.

Así el Partido estaría marcando una transformación en sus estilos de trabajo, colocándose cada vez más como garante político de de tareas que le corresponde llevar de manera directa a las instituciones gubernamentales.

Solo el propósito de eliminar los prejuicios hacia el sector no estatal de la economía o transformar la política de cuadros y conceptos de relación entre el Partido, de un lado, frente a la Juventud Comunista y las organizaciones de masas del otro, son tareas titánicas para la vanguardia de la sociedad cubana.

Sin obviar, como subrayara Machado Ventura el reto de “impulsar y exigir el cumplimiento de los delineamientos, delimitar sus funciones, conocer problemas en cada lugar..."

Son demasiadas asignaturas pendientes para dedicarle tiempo a regodearse en los aciertos, que no son pocos, pero que palidecen ante el cúmulo de cosas por hacer. La máxima dirección de la Revolución lo sabe, por eso, en este 26 de julio, los retos superaron los éxitos.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -