Posted by : István Ojeda Bello jueves, 29 de noviembre de 2012

Sobre la información en la red, accesible y gratuita, se cierne el peligro de los servicios “a pago” que cada vez más ganan espacio fundamentalmente en los sitios web pertenecientes a los medios de comunicación tradicionales. Sin embargo lo que aparenta ser una noticia de última hora es apenas la confirmación de algo que con el tiempo se había diluido en el espejismo del libre flujo informativo: En la Internet siempre alguien paga, solo que ahora le tocará más seguido a los lectores de periódicos.


Hasta el momento el asunto de las erogaciones monetarias parecía circunscribirse a las prestaciones más elementales de Internet, pagos por la conexión o en el mejor de los casos, a los llamados servicios Premium ofertados para música y demás productos audiovisuales.

A inicios de año hicieron furor en los portales noticiosos la eventual promulgación de la controversial Ley SOPA (Stop Online Piracy Act) y el proceso judicial contra el dueño de Megaupload. Ambos hechos fueron el anuncio inequívoco de que la opción de pago estaría ganando terreno en la red, aunque quedaba todavía el consuelo de que al menos las noticias serían mayoritariamente gratis. Pero los dueños de los grandes diarios y hasta algunos periodistas piensan lo contrario.

Albert Montagut en una entrevista con a la agencia EFE a propósito de la publicación de su ensayo "NewPaper" dijo que “el 'plus' que das tiene que ser de pago”; manifestándose apoyo a poner barreras de acceso en los servicios de más valor añadido.

“Al principio, la mayor parte de los grupos mediáticos decidieron poner a disposición de forma gratuita sus contenidos. Contaban con los ingresos publicitarios que recibían de Internet; pero hoy han cambiado de opinión y establecen varios sistemas de pago. Algunos, inspirándose en lo que hace iTunes, piden micropagos a sus lectores para permitirles el acceso exclusivo a su información online”, comenta al respecto Ignacio Ramonet, aludiendo a su vez a lo dicho por Cf. Gordon Crovitz en su artículo “El futuro de los diarios en Internet”, publicado en el diario argentino La Nación.[i]

Similar criterio es compartido tanto por los representantes de los consorcios del ramo como Rupert Murdoch magnate de News Corp. como por ex directivos de diarios como Times; entre estos últimos está Gergo Brock: “Muchos consideran que el futuro de la información online estará basado en audiencias minoritarias pero de las que se tendrá información muy detallada: quiénes son, qué consultan en la web, sus gustos etc. Esto es lo que necesitan los anunciantes, pues el valor económico de un internauta que visita la web para leer un solo artículo y que permanece en ella menos de un minuto es prácticamente nulo”, afirmó.

En resumidas cuentas una noticia y por extensión la información sigue asumiéndose como una mercancía y si hasta ahora se vendían audiencias y personas en función de que sería potencial objetos de los anuncios publicitarios, el relativo fracaso de esta opción estaría moviendo a los dueños de periódicos digitales a anteponer el requerimiento del pago al acceso a la informaciones.

“Los directivos de los medios -explica Ramonet- (…) están convencidos de que cada vez más personas pagarán por sus contenidos. No por todos, no por la información general disponible en todas partes, pero sí por información única, excepcional, o por análisis que aporten un valor añadido importante.”[ii]

Hasta el momento lo están haciendo de varias formas diferentes: la fórmula freemium donde una parte de la web es accesible para todos y otra es de pago; el llamado metered system establecido por The New York Times que cobra a los lectores solamente si quieren acceder a varios artículos; mientras que otros como los grupos Virgin y News Corp están apostando por webs diseñadas exclusivamente para el iPad de manera que para verlas los consumidores deben adquirir primero una aplicación en Apple Store.

Están también la información low cost promovida por el sitio web estadounidense Demand Media que sigue los temas más solicitados en los buscadores para luego crear contenidos que satisfagan esa demanda mediante un frenético ritmo de creación de videos y artículos. “Está claro que a semejante ritmo, el ciudadano no puede esperar información de mucha calidad. Sin embargo esta web se ha convertido en el colaborador más importante de Youtube al que suministra entre 10 mil y 20 mil videos al mes”, opina Ramonet.[iii]

La información estaría así cayendo al decir de Néstor García Canclini en la dinámica de producción-consumo entendiendo al segundo como “el conjunto de procesos socioculturales en que se realizan la apropiación y los usos de los productos”. [iv]

Por ese camino se pretende extender a la web, mecanismos de diferenciación de las audiencias ya existentes en los medios tradicionales. Se distancian los públicos no solo por el acceso estricto a la red sino por qué tipo de información son capaces de pagar.

El propio García Canclini, anticipó estos escenarios advirtiendo que “al mismo tiempo que el proceso de modernización tecnológica de la industria y los servicios exige mayor calificación laboral, crece la deserción escolar y se limita el acceso de las capas medias (y por supuesto de las mayorías populares) a la información más calificada. El conocimiento de los datos y los instrumentos que habilitan para actuar en forma autónoma o creativa se reduce a quienes pueden suscribirse a redes exclusivas de televisión (antena parabólica, cable, cadenas repetidoras de canales metropolitanos) y a bancos de datos”. [v]

Hoy sus temores son realidad pues si bien sus análisis tomaban como referencia a la dinámica tradicional de consumo de productos comunicativos, las actuales estrategias de los grandes consorcios mediáticos indica claramente sus intensiones de edificar similares esquemas de diferenciación de los internautas-lectores-consumidores.

Todavía es muy prematuro para decir que esta sea una realidad predominante pues la mayor parte de los contenidos siguen siendo gratuitos especialmente en el terreno de la prensa alternativa, pero es una amenaza seria para la buena salud de la información en la red por la determinación que están mostrando los más poderosos desde el punto de vista económico para extender cada vez más los contenidos informativos bajo pago.

NOTAS

[i] Ignacio Ramonet. La explosión del periodismo. De los medios de masas a la masa de medios. Ed Clave Intelectual. España, 2011.
[ii] Ignacio Ramonet. Ob cit.
[iii] Ignacio Ramonet. Ob cit.
[iv] Néstor García Canclini El Consumo Sirve Para Pensar
[v] Néstor García Canclin. Ob cit. 

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -