Posted by : István Ojeda Bello lunes, 29 de abril de 2013

Un nombre referido a un molesto insecto típico de las zonas rurales y una tierra sedienta es apenas lo conocido de Nigua, un caserío del municipio tunero de Majibacoa, justamente 14 kilómetros al sur de la carretera central.

Son 122 personas que ahora ven el futuro con otros ojos desde el arreglo del camino, porque el río hoy luce como una quebrada silenciosa, mas, con las lluvias suena como un toro bravo, desborda su cauce e incomunica a La Jatia, el otro pobladito que compone la circunscripción local.
En estos lugares la monotonía, la tristeza y el silencio andan por los trillos, entran por las rendijas de guano de los techos o las rajaduras de las paredes de madera. La sala de televisión, llegada 10 años atrás, rompió sus dominios ¡y vaya que lo logró!.

“La gente no tenía donde ir. Luego hasta se compraron ropa bonita para venir a la sala. Ya hablan de otras cosas, no solo de bueyes y carretones. Además aquí hacemos otras actividades con la mini biblioteca, y comentamos las noticias con quienes por alguna razón no pueden venir”, dice Odalis Reyes Vázquez, la coordinadora general del inmueble quien además es la delegada de la circunscripción.

Ella la califica como el centro cultural del lugar, por eso el foro varias veces se aprovecha para “debatir los problemas de la comunidad y encontrar soluciones”, explica.

Reafirmando la presencia 
La Revolución hace mucho tiempo que llegó aquí; trajo la tienda, la escuela, el camino la atención médica y la tierra para los campesinos. Así lo ve Floro, quien pasados los 70 años de edad, no olvida su niñez de hambre, de un padre hurgando el jornal diario y de una madre lavando bultos de ropa por 10 centavos.

Solo que ahora la Revolución está como reafirmándose en su existencia gracias al proyecto comunitario ...por nosotros mismos, el cual, como dijera Ariel Santana Santiesteban, primer secretario del Partido en la provincia, busca hacer “que el trabajo de Grupo Comunitario perdure”.

“Eso será posible si se garantiza la unidad permanente de todos en busca de las soluciones. Preocupándonos por los problemas del vecino, siendo todos una familia. Porque si en cada solución están presentes los pobladores, el barrio va a ser mucho mejor”, advierte.

Desde enero muchas cosas han cambiado por estos lugares; y tras la bocanada de oxígeno de un camino en buenas condiciones vino el ánimo para hace un terreno de béisbol, un parque infantil, darle una nueva cara al círculo social y habilitar un consultorio para la enfermera y la doctora.


Nigua lucha contra el aburrimiento recordando con orgullo que allí acampó la columna invasora al mando de Antonio Maceo en noviembre de 1895; y sabe que tres de sus hijos combatieron en Angola y otro en Etiopía; destierra la modorra en la emoción de Rafael al ver cantar a su hijo una canción mexicana; siente la posibilidad de encontrar sus propias respuestas en la maestra de vuelta en el aula y la mujer madura de labios pintados de rojo intensos sintiendo que no es tarde para incorporarse a su organización femenina.

Todo, lejos de los lentes de las cámaras de los turistas que pasan raudos por la carretera quizás sin saber que el mundo no se acaba en el asfalto.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -