Posted by : István Ojeda Bello jueves, 25 de abril de 2013


“Lo que mancha la patria, en la historia se oculta”
Israel Rojas


Los dos llegaron sin avisar. El primero venció los malos augurios esperó tranquilamente en un quiosco; el segundo sorprendió una mañana y sin saberlo completó el otro lado de una historia dolorosa y triste.
El hombre que amada a los perros (Leonardo Padura, 2009) habló de Stalin, Troski, de las purgas, las mentiras, los excesos y de una época en que parecía que el mundo cambiaría de raíz, o al menos eso pensaba mucha gente. Otoño de 1989  Egon Krenz, 2007) mientras me dejaba conocer un tanto cómo piensan al respecto los lectores previos (por las marcas de las páginas), fue como regresar a un año vivido en la niñez pero totalmente ajeno a los torbellinos que barrieron a la República Democrática Alemana (RDA).


Después de leer la profundísima investigación que es la novela del escritor cubano fue obligatorio regresar al discurso secreto de Nikita Jruschov de 1953 el cual ahora parece un chiste de mal gusto, especialmente porque uno comprende mejor que no querían, ni podían quizás, llegar hasta el fondo.

Más de una vez sentí que no era el personaje, sino el propio Padura quien dejaba entrever su particular estilo de ver el Socialismo en Cuba. Es, en resumen, un espíritu de frustración y pesimismo que, con toda sinceridad despierta la duda en todos los principios  proclamados. Una desilusión que solo puede conducirnos al inmovilismo, en una época que exige precisamente todo lo contrario.

Otoño…  es otra cosa. Es la certeza de que esconder el polvo bajo la alfombra solo acelera la caída y, estimo como lo más importante: cuando las personas se sienten olvidadas por las organizaciones que dicen representarlas en especial el Partido, más tarde o temprano salen a la calle a reclamar sus derechos y si este no ha sabido mantener su prestigio siendo demasiado jueza y parte, ineludiblemente cargará con todas las culpas propias y las ajenas.

Es también confrontar una cruda realidad que marcó desde su nacimiento a la Alemania Oriental, fue un Estado edificado con muy buenas intensiones pero unido por un cordón umbilical a la URSS. Eso para los cubanos que tenemos un altísimo sentido de la soberanía nacional es ciertamente inconcebible y, creo, abortó enfermó a la experiencia su génesis.
Ambos textos me supieron a una cura en salud, espero.

3 Responses so far.

  1. Sergio says:

    István, saludos desde Rusia. Quizás, mi español flaco no me permitió comprenderle(te?) plenamente, pero ¿como pueden convivir tus frases siguientes:
    1) [el libro sugiere] "un espíritu de frustración y pesimismo que, con toda sinceridad despierta la duda en todos los principios proclamados [y] que solo puede conducirnos al inmovilismo, en una época que exige precisamente todo lo contrario", y
    2) "Ambos textos me supieron a una cura en salud"?
    ¿Desde cuándo la frustración devino una cura?

    ==la profundísima investigación==
    La investigación ¿de qué? ¿De la figura histórica de Trotski y de su rol, del quid de ciertas cuestiones del marxismo, de qué?

    ==llegar hasta el fondo==
    ¿Hasta qué fondo, en su opinión, ellos debían llegar?

    El discurso secreto de Nikita Jruschov fue en 1956, no en 1953, pero esto es ya detalles.

    Saludos.

  2. Hola Sergio.
    Gracias por leer mis post, ya con eso para mi es suficiente, pero si además los comentas entonces el agradecimiento es doble.
    La novela de Padura, y eso se nota claramente, es el fruto de un amplia investigación sobre la vida de Troski. Lo de curse en salud,es porque ambas experiencia son útiles, creo, para aprender de esos errores.
    Saludos....

  3. Sergio says:

    ==si además los comentas==
    Hola István. Comento porque tú dijiste una vez "sigo tratando de entender al stalinismo" – ya que yo también sigo tratando de entender lo que has llamado "el stalinismo", tenemos aquí una coincidencia de intereses y quizás una oportunidad de comprender mejor algunas cosas.

    No he entendido de qué errores concretos hablas, pero si la novela de L. Padura es una amplia investigación sobre la vida de Troski, como dices, él debía de mencionar allí algunas de las cosas que he puesto acá (ya que son demasiado largas para un comentario). No voy a afirmar que todo lo que está dicho allí es la verdad en la última instancia para mí, por eso tienes el pleno derecho de decir cuáles aserciones son falsas (o semifalsas), en tu opinión. No he mencionado allí tales cosas sobre Trotsky como sus tejemenejes en la URSS (todos estos decimaciones [¿así se llama el fusilamiento de cada décimo?] y campos de concentración donde 95 % de presos fueron no contrarrevolucionarios sino trabajadores), porque esto sería ya un tema particular y extenso, no he mencionado sus turbios lazos con las élites financieras mundiales, ya que tengo no tan mucho información por ahora sobre este aspecto, y no me he profundizado en el tema del trotskismo en Cuba (los debates del año 2005 entre los Hart y José Sotomayor Pérez, Dante Castro y otros), lo que debes de conocerlo mucho mejor que yo. Sólo me parecieron non casuales las palabras de Fidel en el mismo año de lo que "este país puede autodestruirse por sí mismo etc." – Fidel, él sí sabe intuir lo que "flota en el aire"...

    Bueno, estas bienvenido a decir tus objeciones, notas etc. Saludos.

    P.S. Mi primer comentario (el duplicado), supongo que sería mejor borrarlo, si es posible técnicamente.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -