Posted by : István Ojeda Bello miércoles, 12 de junio de 2013

Ellas y ellos son “la fuentes”, dicho en la jerga periodística; las mismas que generalmente te responden tras un buró de oficina. Mas, también les asiste el derecho a ser escuchados.

Con la liturgia de rigor, en frente: la madurez sentada tras los pupitres. Un grupo con una vida hecha, bien informado, de criterios establecidos y transpirando sus altos niveles de consumo de información en medios de comunicación tradicionales y novedosos.

Directores, vices, secretarios o administradores que probablemente no se soñaron a sí mismos como “jefes” pero sobre cuyos hombros recae la responsabilidad de tomar decisiones que influyen en la suerte de muchos. Al escucharlos uno va recordando que, a fin de cuentas, todos jugamos en una misma novena, con turnos al bate y roles diferentes e igual propósito: que gane el Socialismo.

¿Cuál es su visión del periodismo cubano de hoy? ¿Están solos los periodistas en su empeño informar con rapidez? ¿Se sienten preparados para escuchar una crítica sobre tu trabajo? ¿Cómo lidiar con los circuitos alternativos de difusión de la información?: estas interrogantes guiaron el encuentro. Así respondieron..

--El periodismo en Cuba tiene grandes retos todavía. Telesur es uno. Comúnmente la gente piensa que es solo desde el punto de vista de la tecnología. Primero es por la variedad de temas, la inmediatez, la agilidad en el ritmo informativo. Lo ves en cómo manejan los temas, en la agilidad del mensaje narrativo.

El periodismo cubano tiene que ganar en inmediatez. Ese es un criterio del pueblo desde antes de Telesur, de que en Cuba no hay noticias, hay historias. Hay reuniones importantes para todo el país que se dan un viernes y la reportan en lunes. Así ya no tienes interés en verlas. ¿Por qué no sale el sábado en primera plana?. Si es una noticia que el pueblo está esperando. ¿Por qué no puede ser total o parcialmente en vivo?.

Estamos llamados a ser medios cada vez más críticos para enfrentar los problemas.

Tampoco le dan seguimiento a la noticia. En la prensa nacional se ha publicado de productos acumulados sin salida en las fábricas y luego ¿Qué pasa con eso? No se le da seguimiento. ¿Dónde están los presidentes del Poder Popular o de las empresas aludidas para responder?.

Eso es lo que quiere ver el pueblo. Pasa con una innovación tecnológica sale un reportaje elogiando su importancia y dos meses después ¿Qué pasó con esa innovación? ¿Se engavetó como dice Raúl?

-- Los periódicos siguen siendo una herramienta para que las personas tengan una respuesta a su queja. Hay que lograr la inmediatez y esa se logra no solamente con tecnología de punta, se logra cuando el periodista se prepara más.

-- Nuestro periodismo tiene que ser crítico y desgraciadamente no todas nuestras administraciones son lo suficientemente críticas para enseguida dar una respuesta. Se dice ¡cómo un trabajador va a denunciar en la prensa a su propio organismo, eso es un traición!. Yo no lo veo así. Creo que eso es porque esa persona quizás tuvo problemas similares dentro de sector y veía como no se resolvían y muy valientemente hace la denuncia en la prensa.

--Estamos un poco lejos los periodistas de los mismos organismos. Los periodistas andan detrás de nosotros buscando la información. Hay que atender el miedo de algunos directivos a enfrentarse a una cámara o a un micrófono, eso ha ido limitando un poco la información. Falta desde cada organismo un mecanismo para divulgar aquellas cuestiones que le dan, incluso, imagen a sí mismos y no aprovechamos esa cobertura. En los municipios llamamos a los directivos y le decimos ¿Por qué no informaste las causas de ese problema? ¿Por qué no aprovechas la oportunidad de la radio local para explicar esa situación? Eso nos cuesta mucho trabajo. Entonces pensamos que los periodistas son adivinos.

--La misión del periodista está definida hace mucho tiempo. Hoy la población quiere que seamos enfáticos que haya un resultado. Tenemos que tener mucho cuidado por lo efectos que podemos causar en los públicos. Hay cuestiones que nos marcan a quienes dirigimos los medios y es a la hora de determinar la agenda temática del medio. Estamos influenciados por factores que nos hacen irnos por las ramas y no a lo que a la gente le puede afectar y hacer uso del poder de movilización de los medios para que con su propia iniciativa ellos solucionen los problemas.

La prensa provincial tiene su prestigio, sus seguidores, pero también está influenciado por estas razones que ya dije.

-- Cuando la entrevista a [Juan Miguel] Gordo, considero que fue valiente, él y el periodista, porque habló las cosas reales. Me pregunto, ¿tuvo algo que ver esa entrevista en que él ya no dirigió a Las Tunas en la segunda fase [de la 51 Serie Nacional de Beisbol]?. Pero creo que fue correcto publicarla.

-- Pienso que una de las principales limitaciones que tiene el periodismo es la no preparación de los cuadros para enfrentar la crítica. Hablamos que está en las personas el instinto de autodefensa pero como persona, no como cuadro. Entonces a muchos sí les complace que salga un material para resaltar los logros, cuando lo hacen de la parte crítica ya la cosa cambia.

Ocurre que si uno dice: incumplimos porque tenían que darme un grupo de equipos o hasta una información, corres el peligro de que `maten al mensajero`, como se dice. La crítica siempre va a ser positiva, por lo menos así debe ser en nuestra prensa. Si es sobre algo que está mal considero que sí, que hay que hacerla de una forma a la medida que realmente cumpla con su objetivo.

--Los administrativos no estamos preparados para recibir críticas, como tampoco los periodistas tampoco lo están. Los periódicos han llegado a sustituir a un grupo de oficinas establecidas para que la gente tramite sus quejas; porque la población recibe una respuesta o una solución a un problema si lo presenta un periódico y no cuando lo plantea en otra parte. Y es lógico, a ningún organismo le gusta salir así en un periódico fundamentalmente cuando es una crítica.

--- ¿Cuál es la libertad que tienen los periodista para publicar lo que ellos quieren? ¿Hasta dónde llega? Cuando esa libertad se dé realmente entonces vamos a tener que ir a la ética del periodista. ¿Qué relata, como lo hace, cuál es el mensaje que transmite?

-- Cuando una empresa se ve cuestionada en la prensa, se reúne y el 90 por ciento de la respuesta es sanciones y ese no es el objetivo del periodista quien no está convocando a hacer una Santa Inquisición. Lo que el periodista quiere es que se haga un análisis y que el pueblo, razón de ser de todos nosotros como servidores públicos, sienta que se resuelven los problemas.

Dentro del cambio que nos están pidiendo Fidel y Raúl está que cuando salga un artículo en la prensa y lo que se vea sea la parte negativa, si del análisis resulta alguien responsable ¡claro que hay que tomar medidas!, pero no tiene que ser obligatorio, a lo mejor la medida es crear sistemas más eficientes o eliminar el burocratismo.

-- Las vías alternativas de información son parte del desarrollo, lo que tenemos que hacer es usarlas a nuestro favor. El combate es en esos medios alternativos. La informatización de la sociedad ya llegó y las personas cada vez tienen más acceso a Internet. En la medida en que estas vías crezcan, los medios alternativos crecerán también y no es temerles sino aprovecharlos como un medio de defensa de nuestras convicciones.

--La población está alcanzando un nivel de preparación cada vez mayor y eso no se puede dudar. Los cuadros y dirigentes a todos lo niveles tenemos que saberlas utilizar porque eso es un arma muy poderosa no vamos a subestimarlas.

--La veracidad es una de las cosas que debe caracterizar al buen periodismo.



Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -