Posted by : István Ojeda Bello lunes, 18 de noviembre de 2013

Las pruebas de actitud tiene el complicado encanto de ponerlo a uno en la piel de estar de nuevo de duodécimo grado. No sé si el  mejor, pero es el método al que echo mano cada vez que participo en estos ejercicios ciertamente tensos para los (as) aspirantes a la carrera de Periodismo y nosotros. Uno cae en cuenta que el tiempo no pasa por gusto. Así, tener presente los gustos, prioridades y juicios de la época cuando no me había afeitado todavía mitiga, al menos un poco, las diferencias de haber pasado el umbral de los 30.

Este año me ayudó un poco una película medio rara de un cineasta ruso, especialmente para romper la monotonía y eludir las respuestas prediseñadas, pero previsibles, en una entrevista de la cual depende el futuro del aspirante quien tiende a las frases pensadas para agradar al evaluador.


La primera conclusión es que en esta parte de Cuba las ganas de estudiar Periodismo parecen haber descendido mucho en el orden de prioridades entre quienes ahora mismo están pensando en entrar a la Universidad.

¿Será que las posibilidades de obtener ingresos económicos están siendo cada vez más la razón para decidirse por una u otra carrera? ¿Las críticas hechas a la prensa por culpas propias y las ajenas pero injustamente endilgadas están haciendo de esta una profesión impopular? Ahora mismo no tengo las respuestas, apenas son las inquietudes resultantes de las sensaciones.

Colocarlos frente a asuntos que a todas luces no le quitan demasiado el sueño como son las cuestiones de economía o política conduce a otra interrogación ¿Cuál es la visión que de su país tienen los adolescentes?

Obviamente lo dicho por los muchachos y muchachas durante nuestras inquisitorias y cortas charlas llevan el lastre de la mediación que significa sus deseos por decir lo que supuestamente queríamos escuchar; pero a pesar de eso creo que la sinceridad predominó al final.

¿Cuán exitosos hemos sido en mostrar al país en su realidad multicolor para que ellos tengan la capacidad de discernir y opinar sin sintagmas prediseñados? Luego en la universidad vienen los debates o señalamientos con acento peyorativo ante la “sorpresa” de que los estudiantes son “hipercríticos” pues se detienen excesivamente en las machas y no en la luz de la nación.

¿No será una reacción instintiva tras demasiado tiempo pretendiendo que los problemas de otros también pueden ser los nuestros?.

Con todo y los enigmas por resolver aún no han muerto, creo, los deseos de saber, opinar, de informar o de compulsar a la opinión pública que vi escondidos en un par de ojos vivaces.

2 Responses so far.

  1. Obviamente usted no pasó una prueba de APTITUD, es decir, que está APTO.
    No se escribe "actitud", en el tema que usted aborda en este post, colega.

  2. Colega Pablo Alfonso: (eso espero)
    La palabra actitud fue escrita con toda la intensión pues de que es una prueba de aptitud eso es algo obvio, se lo dice que SÍ pasó también por ese paso antes de entrar a la Universidad. Solo que en este caso pongo mi énfasis precisamente en la ACTITUD que a en muchas ocasiones determina mucho más que las supuestas "aptitudes" que se buscan.
    Saludos y muchas gracias por su comentario

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -