Posted by : István Ojeda Bello miércoles, 13 de noviembre de 2013

Ni panes ni peces y sí multiplicar carros y rutas, parece ser la titánica tarea de la Base Municipal de Transporte de la capital de la provincia de Las Tunas. Por su carácter estatal hacia esta van las miradas y criterios de la población local cuando tienen que esperar demasiado en alguna de las paradas de autobús.
José Luis Ochoa ha sido inspector popular durante ocho años en La Martilla a pocos metros donde los adoquines todavía recuerdan la lejana época cuando este era un cruce de carretones en la Carretera Central. Allí confluyen personas desde los municipios del sur del territorio, de la vecina Camagüey, de asentamientos rurales de Cuatro Caminos y Dormitorio y de los repartos La Victoria y Aguilera.

Por eso Ochoa estima que entre 400 y 500 personas se aglomeran en el horario pico del amanecer. “De 7:00 a 8:00 de la mañana el transporte es malo”, dice. “No es que falten los carros, sino el descontrol que hay, la mala rotación. Porque cuando salen de la Base tienen que ir hasta El Cornito; unos lo hacen, pero otros desde la misma Base cogen para acá. Entonces se juntan dos y tres al mismo tiempo”, opina.

Desde allí salen además dos rutas cortas o “trompos” como se les llama, al respecto Ocho considera que “todos se van por la Ruta 7 y lo que hace falta es un refuerzo para la Ruta 1”.

Mucho con poco, pero…


Ya nadie se acuerda de la época de los 150 autobuses rodando por las calles de la Capital de las Esculturas, menos de los años en que literalmente desaparecieron las “guaguas” del transporte local citadino. Hoy la situación tampoco es la idónea, reconoce Vladimir Téllez Pérez, jefe de Operaciones en la Base Municipal de Transporte. De hecho de los 44 equipos existentes en los mejores meses han dispuesto de 25.

“Necesitaríamos por lo menos 15 carros grandes más para que se sienta el alivio, sin embargo los que han entrado no tienen gran capacidad y no están hechos para el servicio urbano”, dice Téllez Pérez.Para aprovechar la configuración de la cabecera provincial con dos rutas (1 y 7) se cubren los puntos de más aglomeración de personas. Sin embargo la longitud de esos periplos y la carencia de más vehículos provocan que la frecuencia de paso de estos por las paradas (30 minutos) sea muy larga frente a las necesidades de la población.

Por eso aparecieron los llamados “trompos” cuyos recorridos más cortos están pensados precisamente para bajar esa periodicidad a 25 minutos. “La vida nos ha demostrado que tenemos que aumentar los carros en el centro de la ciudad, por eso los extendimos a dos más de la Feria-Pediátrico”, explica el directivo.

Aún no hay consenso en definir si la actual organización de las rutas es la más idónea. Mientas sigue golpeando la carencia de piezas y medios no parecer ser esta el único origen de las deficiencias aún presentes en el transporte de ómnibus estatales dentro de la ciudad.

La tecnología de los GPS está ayudando mucho pues en lo que va de año se han impuesto más de 60 medidas disciplinarias a los choferes, relacionadas entre otras cosas con el exceso de velocidad que provoca la escena de dos autobuses juntos en una parada. Mas a lo anterior se unen violaciones con la recaudación. “El conductor no puede andar con dinero en la mano por eso el menudo tiene que hacerlo abajo la población. Su trabajo es ayudar al chofer en los semi-ómnibus para que este no tenga que bajarse a cobrar en cada parada. Los medios en el  servicio rural y las guaguas en el urbano no lo llevan, los primeros porque las paradas son más largas y la segundas porque el chofer está junto a la alcancía. Tampoco está permitido dinero fuera de la alcancía”, explica el jefe de Operaciones en la Base Municipal de Transporte.

Evelio Guevara, veterano chofer con 42 años de experiencia, 10 de estos en el transporte público opina que “el problema no se resuelve solo con guaguas nuevas. Hay muchas personas y poca educación del pueblo”.

“Tenemos la situación de las guaguas de los municipios que andan por la libre sin frecuencia y tenemos que estar nosotros detrás de ellos para poder trabajar. Nos encontramos a diario porque ellos no tiene frecuencia”, advierte. El salario básico mensual de Evelio y el resto de sus colegas es de 265.00 pesos, con un sistema de estimulación por los viajes y la recaudación. Pero cualquier fórmula aplicada hasta hora siempre toma como referencia ese sueldo primario.

En los últimos años a esta ciudad han llegado varias marcas de autobuses: Mercedes BenzDaewooYutong y ahora las marca Diana, pero ni las anteriores, ni estas con su nombre de diosa romana, podrán por sí solas encontrar la salida a un laberinto cuyos muros no solo son de carencias materiales.


Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -