Posted by : István Ojeda Bello domingo, 16 de febrero de 2014

Como una serpiente mordiéndose la cola, la oposición venezolana parece haberse quedado sin ideas nuevas y se repite en las tácticas de tergiversación de la realidad para acompañar sus manifiestas intensiones golpistas.
Ni siquiera fueron creativos en su intento de la ocupar la sede del Ministerio Público, dicha “iniciativa” de emprenderla contra  edificios gubernamentales ya había sido patentada por los oposicionistas ucranianos del otro lado del orbe.


Pero su falta de creatividad (ojalá fuera solo eso) se extiende a la reiterativa maña de valerse de imágenes falsas para desacreditar al gobierno encabezado por Nicolás Maduro. Dicho estilo tuvo su momento de gloria hace 12 años cuando, mediante encuadres sesgados y edición mal intencionada ciertamente lograron, por un tiempo, hacerle creer al mundo que las fuerzas de seguridad bolivarianas y partidarios del gobierno había protagonizado una masacre en las cercanías del Puente Llaguno de Caracas.
La semana pasada luego de las manifestaciones en la capital y otras ciudades del país empezaron a publicarse fotos que supuestamente corroboraban una escalada represiva contras quienes se oponen a la Revolución Bolivariana.
Una, dada a conocer por el medio local Tal Cual aseguraba ser la prueba gráfica de la “represión brutal” (sic) contra los estudiantes en Mérida, sin embargo la foto databa del año 2010 y había sido publicada por el sitio Noticias24 y correspondía a la embestida de la extinta Policía Metropolitana de Caracas contra una protesta estudiantil.
Otra la colocó un partidario de la oposición venezolana (y de la contrarrevolución cubana también vale subrayarlo). “Represión en Venezuela. Urgente que esta foto le de la vuelta al mundo” dijo. Pero la fotografía en cuestión no fue tomada en Venezuela, sino ¡en Chile! Y los reprimidos eran estudiantes de esa nación.
Por su parte DolarToday aseguró: “Así están las  cosas en estos momentos, el pueblo en la calle, protestando pacíficamente y la guardia nacional trata de reprimirlos”. Solo que para legitimar su expresión se valió de una secuencia tomada del diario Últimas noticias que ciertamente involucraba a efectivos de la Guardia Nacional, quienes cayeron de su motocicleta pero “para evitar llevarse por delante a los familiares de los reclusos  del internado judicial de La Planta, en el Paraíso”.
También desde la red social Twitter los oposicionistas compartieron una foto describiéndola así: “la Guardia Nacional no perdona ni a los perros. Será que el perro es un fascista nazi”. Luego una reportera de canal estatal Venezolana de Televisión  comprobó que el susodicho can es griego, se llama Loukanikos, y es el símbolo de la resistencia helénica contra los recortes y conocido por su participación en las protestas.
De hecho los ejemplos lejos de cesar están siendo cada vez más reiterados, otro, incluso apareció en el momento de escribir estas líneas e involucraba la imagen de niño herido en Siria la cual estaba siendo publicada como si estuviera ocurriendo en el estado de Táchira.
Solo el reportero de Telesur Danny Pérez compartió en la red unos nueve ejemplos de fotos que nada tienen que ver con los hechos recientes en Venezuela y que estaban siendo dadas a conocer como “probatorias” de la pretendida represión en la Patria de Bolívar.

Más de lo mismo
Si bien del ejemplo del golpe mediático del 2002 dista ya más de una década. Los casos recientes vienen a engrosar una extensa lista de fotos falsas publicadas por la derecha venezolana. Durante la enfermedad del fallecido presidente Hugo Chávez, El País de España hizo el papelazo del año haciéndose eco de supuestas imágenes del líder bolivariano en el hospital cuando en realidad eran de otra persona quien ni siquiera estaba en Cuba.
En el mismo 2013, tras las elecciones del 14 de abril, se difundieron fotografías de la destrucción del material electoral del año 2010, asegurando que eran la “prueba” de que la coalición de partidos que apoyaban al candidato Nicolás Maduro había logrado la victoria mediante el fraude.
Es muy sintomático que muchas de estas fotos han sido dadas a conocer mediante las redes sociales, lo cual levanta un gran signo de interrogación sobre si sistemas cada vez más sofisticados de difusión de la información alejan o no a la gente de la verdad.
Al respecto el académico Ignacio Ramonet comentaba en 2011 que “vivimos en un sistema en el que automáticamente (de manera inconsciente), establecemos una relación entre la sofisticación de la tecnología que usamos: una tecnología muy sofisticada, muy rápida, muy fascinante y creemos que porque la tecnología es tan eficaz, pues la información que recibimos es evidentemente muy buena. Pero esa no es la realidad. La realidad es que hoy colectivamente existe una desconfianza hacia la información, y por ejemplo hay quien el problema siguiente: ¿Por qué la gente desconfía cuando vivimos sistemas tecnológicos sofisticados, sistemas teóricamente libres, teóricamente democráticos? Entonces ¿Por qué la gente desconfía de informaciones que parecen evidentes? (…) Precisamente hoy estamos en ese sistema, en un sistema en el que hay mucha información pero también hay mucha desconfianza en torno a la información.”[1]
Aunque Ramonet se refiere a los rumores lo de la contrarrevolución venezolana (y de otros lugares más cercanos también) no es ingenuidad, es mentir de la manera más descarada y perversa .


 NOTAS

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -