Posted by : István Ojeda Bello viernes, 28 de marzo de 2014

La determinación de Naydenov y otras más historias están recobrando su sentido olvidado después de los recientes acontecimientos que colocaron a Ucrania y por extensión al mundo euroriental en el centro de la atención mundial.


El mencionado personaje protagoniza El Tigre blanco durante todo el filme lucha contra un tanque fantasma. Sin embargo como declaró el director de la cinta “el Tigre blanco no se refiere exclusivamente a la amenaza militar alemana en los cuarenta. La ideología nazi sobrevivió y goza de buena salud: abundan los movimientos neonazis, la filosofía de Nietzsche aún se considera respetable y se enseña en las universidades de ese modo”, dijo Karen Shaknazarov y agregó: “Personalmente creo que si uno lee el Anticristo de Nietzsche se da cuenta de que el nacionalsocialismo no surgió de la nada. De ahí surgió también la idea del final de mi película: aunque los compañeros de Naydenov tratan de convencerlo de que la guerra ya ha terminado, él sabe que conviene permanecer alerta”. [1]
Probablemente aquel tanquista soviético, encanecido por los años estaría ahora sonriendo con un enorme “se los dije” en su rostro, viendo el ascenso del fascismo a posiciones de poder en Ucrania por obra gracia, de nuevo, de la complicidad activa de las democracias occidentales.
Si porque como mismo en los años 30 del siglo XX el nacionalsocialismo tomó el control de Alemania ante la mirada cuasi complaciente de Londres, París y Washington, ahora los “ultras” de Svoboda ocupan puestos claves en el nuevo gobierno instalado en Kiev bajo la sombrilla de los dineros y el cabildeo llegado desde esas misma capitales y… Berlín.
Svoboda es uno de los nuevos tigres blancos que incendian las llanuras ucranianas con su reivindicación de Stepan Bandera quien dirigió durante la invasión nazi a ese país en 1941 un par de batallones que se anotaron el “mérito” de enviar cuatro mil judíos ucranianos al campo de exterminio de Lviv.
El otro es Sector Derecho. Su líder Dimitri Yarosh (Дмитро Ярош) tiene el control ministerio de Defensa y las fuerzas armadas de Ucrania. Yarosh se unió a las filas de los grupos armados de confesión islámica en Chechenia desde mediados de la década pasada y se le conocen tratos con Doku Umarov, autotitulado emir del Emirato Islámico del Cáucaso del Norte, organización vinculada a Al-Qaeda, según las Naciones Unidas.

Ni en un mapa de la otrora Unión de República Socialistas Soviéticas (URSS) es posible identificar con nitidez una diminuta zona fronteriza entre las actuales Moldavia y Ucrania; apenas logran verse Tiraspol y Bendery, un par de ciudades separadas por el río Dniéster. Allí, en lo conocido como Transnistria pero rebautizada por los locales como Pridnestrovia, en 1992 murieron varios miles de personas, sin embargo de eso nada supimos hasta hace muy poco.
El asunto es que con la adhesión de Crimea la Federación Rusa, la opinión pública mundial se está “desayunando”  (como decimos en Cuba) con que durante 24 años el mencionado espacio es un Estado no reconocido por la comunidad internacional cuya población desde el 17 de septiembre de 2006 se pronunció mayoritariamente (97,2 por ciento) por unirse a Rusia.
De hecho el pasado 24 de marzo el presidente del Parlamento de Transnistria, Mijaíl Burla, escribió a su homólogo ruso pidiéndole una ley que apruebe la adhesión de Transnistria a la Federación Rusa, como acaba de hacerse en el caso de Crimea.[2]
Transnistria-Pridnestrovia vive anclada en el pasado, se esfuerza en decir desde el lugar el corresponsal de la BBC. “En las calles hay equipos de trabajadores plantando flores. Una estatua de Lenin se yergue en la plaza principal y una bandera nacional rojo y verde con un pequeño martillo y una hoz amarillos ondea en el techo de un feo edificio parlamentario, conocido como el Supremo Soviético”, relata desde Tiraspol, Humphrey Hawksley.[3]
Su reportaje viene acompañado de una foto de la principal plaza de la localidad, en la cual se ve una foto de un tanque soviético. Sin embargo Hawksley no menciona que ese blindado también rinde tributo a quienes cayeron el 20 de junio de 1992 cuando tropas de la policía y el ejército moldavos (armados por Rumanía) trataron de ahogar en sangre las intensiones separatistas de una zona mayoritariamente rusa; pues allí se asentaba el 14º Ejército de la antigua URSS que llegado el momento se pasó al lado de los pridnestrovianos. 
Todavía no está claro si Moscú responderá a la solicitud de Transnistria-Pridnestrovia, quizás esperando consolidar su movimiento en Crimea, aunque lo cierto es que el acuerdo tácito de Malta ya se ha roto y cada cual Occidente y Rusia, está tratando de consolidar sus posiciones en una zona de Europa tradicionalmente fronteriza.
“Si bien Moscú tiene tendencia a tratar con rudeza a los pequeños países que protege, -dice el analista Thierry Meyssan- lo cierto es que su objetivo no es extender su hegemonía recurriendo al uso de la fuerza. Su estrategia militar es la «denegación de acceso» a su propio territorio”.[4]
Ya en 2008 Rusia dio un aviso claro de lo que significaba esa protección de un espacio que considera propio cuando respondió con todo al intento de Georgia con retomar el control de Osetia del Sur. Como ahora con los Juegos Olímpicos de Sochy se pretendió atar de manos a Putin en Ucrania, entonces la operación bélica georgiana quiso enmascarar al hacerla coincidir con el inicio de los Juegos de Verano de Beijing.
Ahora mismo los tigres blancos de la ultraderecha quieren enseñorearse en el este de Europa mientras otras historias siguen demasiado olvidadas, Transnistria-Pridnestrovia es una.



NOTAS________________________________________________________


[1] “El tigre blanco” de Karen Shaknazarov. En._ http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=5464
[2] Solicita Transnistria adhesión a la Federación Rusa. En._        http://www.voltairenet.org/article182940.html
[4] ¿Será la pérdida de Crimea la primera de una larga serie?.    http://www.voltairenet.org/article182933.html

2 Responses so far.

  1. no niego que occidente tenga sus ojos puestos en ucrania, pero rusia no es modelo para nadie y pudieras,tal vez, solidarizarte con los blogueros o periodisitas de izquierda que desde la llegada de putin al poder han sido reprimidos...y hasta asesinados


  2. Messhugah rokcs: Gracias por comentar. Tampoco yo negué que Rusia sea una santo, pero ese no era el centro de mi comentario. Desde luego apreciaría que me pusiera en contacto con esos casos que refiere...

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -