Posted by : István Ojeda Bello lunes, 29 de septiembre de 2014

Foto: BBC
Con lógica ira respondió la opinión pública a la noticia del bautizo por LABIOFAM de dos perfumes como Hugo y Ernesto en una incontestable alusión a desaparecido líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez y al Guerrillero Heroico, Ernesto Che Guevara. Más rápidamente de lo esperado, llegó la nota oficial del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros  calificando al hecho de “irresponsable acción”  y asegurando que “por este grave error serán tomadas las medidas disciplinarias que correspondan”.

Sin dudas el suceso renueva el debate sobre el uso y abuso de las imágenes de las figuras del movimiento revolucionario mundial en objetos comerciales, pero es preciso alertar también que de no prevalecer la cordura habría repercusiones nefastas para quienes nos toca el trabajo de informar al público.

Quizás alguien ya se preguntó ¿qué habría ocurrido si la Associated Press no hubiera dado a conocer al mundo la existencia de las susodichas fragancias? Ojalá esa idea no esté pasando ahora mismo por las cabezas de los directivos de una de las empresas más importantes de Cuba.

De ser así estaríamos ante la posibilidad de que LABIOFAM reaccione de la peor manera posible: estableciendo innecesarios mecanismos de control y revisión de la información que sus directivos dan a la prensa lo cual, en el más nefasto de los escenarios, conduciría a la eventual censura de datos no sensibles. Una retorcida lección de la que podría tomar notas otros representativos del sector empresarial o institucional cubano. Los siempre nefastos extremismos conducirían a que paguemos justos por pecadores y se caiga en la huida hacia la censura.

Sería muy triste que al final salgan perdiendo los mensajeros cuando las noticias difundidas no son buenas. Nótese que una de las agravantes del affaire de los perfumes es precisamente que fue dado a conocer por medios de comunicación no cubanos, lo cual podría ser pésimamente interpretado.

Esa debería ser, creo, uno de los escalones secundarios del análisis, pero no el primero pues la falla de fondo estuvo en que los sentimientos revolucionarios de alguien lo hayan conducido a  la infeliz idea de terminar ridiculizando a dos símbolos como Chávez y el Che.

Por otro lado ¿era legítimo para los medios domésticos dar a conocer el hecho, analizar y, venido el caso, opinar al respecto como finalmente hizo la colega Mónica Rivero?

Definitivamente sí, y esperemos que eso lo entiendan los poseedores de la información en las diferentes empresas e instituciones de la nación; porque no se trata de emprenderla, ahora o en lo adelante, con los medios de comunicación, sino de examinarse hacia adentro, reconocer los errores de por qué pudo progresar la iniciativa tornar en un objeto comercial a dos paradigmas de la lucha contra la sociedad de consumo.

One Response so far.

  1. Rob says:

    Quizás si la crítica fuera constructiva y no se sumara al estilo de AP, ni reaccionara en un artículo lleno de cinismo e irrespeto como el de mónica, no tuviera la prensa que intentar lavarse las manos.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -