Posted by : István Ojeda Bello viernes, 24 de abril de 2015



Lejos de aplacarse, el debate post VII Cumbre de las Américas crece en cantidad de participantes y, también, mantiene su tono con alguna que otra palabrota típica del “lenguaje de adultos” por así decirlo. Exabruptos aparte, en el centro de la controversia  está Fernando Ravsberg, periodista uruguayo acreditado en La Habana y cuyos juicios sobre lo visto en Panamá insuflaron energía a una disputa que parecía desvanecerse tras los habituales resúmenes. Sin embargo siento que, de nuevo, nos han impuesto el tema de discusión y  que seguimos a la defensiva.


Ciertamente Ravsberg apuró criterios sobre lo ocurrido en los foros paralelos a la VII Cumbre de las Américas. Quizás su mayor traspié haya estado en tratar de absolutizar y opinar sobre acontecimientos vistos solamente desde la distancia. Mientras ni siquiera los que allí estuvieron se atreven a dar conclusiones.
“¿Realmente se hizo una divulgación correcta de las actividades colaterales de la Cumbre de Panamá? ¿Todos los aspectos de lo sucedido fueron bien mostrados y debidamente analizados?”, inquirió desde su blog Silvio Rodríguez, uno de los testigos presenciales de la Cumbre. “Yo estuve allí –dijo- y sinceramente no me creo con toda la información. Ese bendito elegido que la tiene, que la organice y la publique, por favor”. Entonces uno podría llegar cuestionarse qué va quedar en la memoria cuando al cabo del tiempo volvamos la vista hacia esos días de abril en Panamá. 

Me atrevería a decir que si algo le podemos agradecer estos hechos es el que hayamos rescatado el término sociedad civil. Empero no lo suficiente entre las aclaraciones de quien dio el primer golpe. Sobre el particular un amigo decía que “estaba proscrito hasta hace muy poco y secuestrado por la disidencia (sic). Que ahora se debata abiertamente sobre actores políticos y sociales, es un terreno ganado en el que seguir profundizando.” 

No creo que haya estado tan secuestrado como el absolutiza pues en el ámbito académico ya era objeto de discusión desde hace rato. El artículo de Jesús Arboleya y la entrevista a Rafael Hernández son apenas dos muestras al respecto.  Ahora, que eso se refleje en los medios de comunicación tradicionales y a los que acceden públicos amplios, ya es harina de otro costal.

Tampoco estimo que se hayan terminado los escenarios de Patria o Muerte. Seguramente continuarán repitiéndose pues tendremos que acostumbrarnos a lidiar con el adversario en terreno hostil. Y a esperar que provocaciones más o menos agresivas con las ocurridas en la nación istmeña se reiteren en el futuro.
Sin embargo noto que en el afán de hacer “control de daños” diciendo ahora que no dimos primero, cuando determinado momento se presentó como políticamente correcto los empujones y las palabrotas, se han pasado por alto otras aristas. Con cierto retraso se explicó qué presentó la delegación cubana en los foros de educación, salud, en el de los rectores y empresarios. Quien sabe si con el velado propósito de evitar el círculo vicioso de las aclaraciones y la porfía sobre la validez o no de la violencia.

Es legítimo que los aludidos directamente o cualesquiera de los participantes  en Panamá respondan. Pero en el afán de sacar algo en limpio  y aprender. Cabe preguntarse si, de nuevo, nos hemos perdido en el debate dejando fuera otros asuntos trascendentes o útiles.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -