Posted by : István Ojeda Bello martes, 26 de octubre de 2010

Tal como se esperaba la impopularidad del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba fue palpable con el abrumador apoyo de la comunidad internacional a una resolución condenatoria del mismo presentada en la Asamblea General de las Naciones Unidas.
Un total de 187 países se pronunciaron esta vez contra una política absurda que ha tratado por más de 50 años de rendir por hambre a todo un pueblo y provocar la implosión del país.
Llegado a este momento cada año saltan a la luz varias preguntas: ¿Qué utilidad tiene presentar una resolución cuando es evidente que Washington hace caso omiso a esta? ¿Por qué a pesar de las reiteradas condenas se mantiene el bloqueo?

Nadie mejor que Cuba sabe que el bloqueo no terminará porque sea objeto de rechazo mundial en la ONU anualmente. En primer lugar porque las resoluciones de la Asamblea General no tienen un carácter vinculante (no son de obligatorio cumplimiento). Sí lo son las aprobadas por el Consejo de Seguridad, pero allí la Casa Blanca tiene el derecho de veto y desde luego lo usaría para evitar que un texto condenatorio del bloqueo avanzara allí.
La fuerza de las resoluciones en la Asamblea General radica en que son la expresión de la opinión de los países sobre un tema dado.  En este caso significa la reafirmación del descrédito de una política claramente fracasada y genocida.
Aunque no lo parezca dentro del stablishment estadounidense hay sectores a los cuales les preocupa el prestigio internacional del país y consideran a la ONU como un organismo necesario para ejercer su control en la arena internacional. Al mismo tiempo la condena al bloqueo destruye el argumento de que es un asunto bilateral, demostrándose su verdadero carácter de guerra económica, concebida para forzar la destrucción del sistema económico y político de una nación con la cual Washington está oficialmente en paz.
Ahora bien el bloqueo se mantiene aún sin lograr su propósito fundamental porque todavía es útil desde el punto de vista de quienes desde EE.UU. conforman su política exterior y en particular con relación a Cuba. Esta realidad es mucho más evidente con la presencia en el gobierno de una administración aparentemente más “suave” en su retórica anticubana.
Mientras los halcones neoconservadores estuvieron en el gobierno era mucho más fácil entenderlo porque ellos tenían una postura de franca confrontación, pero ahora el sentido es otro. Los estrategas de Obama presentan al bloqueo como un mecanismo de presión directa contra el gobierno cubano, mientras relajan el envío de remesas y las restricciones de las visitas de los cubanoamericanos a sus familiares de este lado del estrecho de la Florida. Afirmando que el bloqueo es un asunto entre los dos gobiernos y que, dicen, no afecta al ciudadano común en el Archipiélago.
Sin embargo el bloqueo afecta todos los órdenes de la vida social y económica del país porque afecta la dinámica de exportación-importación de  economía nacional al impedirle a Cuba  utilizar el dólar en las  transacciones con el exterior, acceder a créditos de instituciones financieras internacionales o comerciar con empresas subsidiarias de Estados Unidos en terceros países, por solo citar las medidas más conocidas.
No obstante el bloqueo  pone, literalmente el peligro la vida de los cubanos. Para demostrarlo ahí están los casos de los pacientes aquejados de enfermedades cardíacas o cáncer no pueden acceder a medicinas de última generación solo por el hecho de haber sido  fabricadas total  parcialmente, por laboratorios estadounidenses.
Por eso mientras en Washington consideren al bloqueo útil lo mantendrán intacto.  Cuando piensen lo contrario, porque creerán haber encontrado una mejor manera de destruir a la Revolución, entonces ni toda la presión de la ultraderecha cubanoamericana, cuya influencia a veces se sobredimensiona, podrá evitar la derogación del entramado legal que soporta al bloqueo: desde la Ley contra el Comercio con el Enemigo hasta las Torricelli y Helms-Burton, incluso la de Ajuste Cubano.

One Response so far.

  1. Anónimo says:

    Sorry for my bad english. Thank you so much for your good post. Your post helped me in my college assignment, If you can provide me more details please email me.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 280 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -