Posted by : István Ojeda Bello domingo, 22 de enero de 2017


De espaldas al público y de frente a sus familiares y más cercanos colaboradores, abrió los brazos como diciendo “bueno, heme aquí, soy un tipo exitoso, me lo propuse y ahora soy el cuadragésimo quinto presidente de los Estados Unidos de América”. El gesto no le tomó más de dos segundos, pero quizás haya sido lo más espontáneo que le hayamos visto a Donald Trump tras ser investido como el mandatario de la mayor superpotencia del planeta.

El magnate-presidente comienza sus días en la Casa Blanca en su característica pose de vendedor tocando a la puerta. Presenta su proyecto como “lo mejor” y la “solución a todos los males”, eso en realidad no lo separa mucho de las esencias de la generalidad de los mensajes de los políticos estadounidenses. Solo que Trump hasta ahora no era un político profesional y plantea su discurso desde un lenguaje básico, simplista, hasta primitivo podría decirse.

Trump continúa siendo consecuente con la imagen que le granjeó el apoyo de esa clase media mayoritariamente anglosajona, arruinada por la transnacionalización de la producción y los capitales, temerosa del emigrante, sumamente descontenta e inculta políticamente. Persiste en reforzar su apuesta por un cambio abstracto, efectivo como plataforma de presentación pero que perderá mucho sentido cuando se vea enfrentado a la irrebatibilidad de los hechos concretos.

Entres los asistentes al Inaguration Day como se le llama al ascensión presidencial estuvo, por primera vez, el embajador de Cuba en Estados Unidos en una muestra de los progresos alcanzados en las relaciones bilaterales en los últimos dos años. Cómo será la política de Trump con respecto a la Isla sigue siendo un misterio a ciencia cierta pues las señales aunque negativas dejan un cierto grado de incertidumbre.

Durante su campaña electoral el ahora mandatario denostó los acuerdos de la Administración Obama después de 17 de diciembre endulzándole s los oídos a los más retrógrados enemigos del proceso cubano en el sur de la Florida. Eso sin hablar de sus horribles declaraciones a propósito del fallecimiento del Líder Histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz. Más recientemente su Secretario de Estado aseguró que “revisaría” los criterios bajo los cuales Cuba había sido retirada de la lista de países patrocinadores del terrorismo, mientras que el general retirado James Mattis en las audiencias senatoriales de confirmación para el puesto de Secretario de Defensa aseguró que “antes de recomendar que el Departamento de Defensa estudie la cooperación en materia de seguridad con sus homólogos cubanos, habría que abordar diferencias significativas entre los Estados Unidos y Cuba.”.

Sin embargo buena parte del sostén político de Trump viene de sectores económicos que se beneficiarían con la ampliación del comercio y las inversiones con la Mayor de las Antillas. ¿Entonces?

Lo seguro es que del presidente Trump veremos mucho ese gesto suyo de apuntar con la mano derecha cuando quiere que sus ideas sean escuchadas. Así que será pertinente anotar con cuidado sus promesas de modo que más temprano que tarde pueda comprobarse uno a uno sus fracasos pues sus frases populistas, sus anuncios de proteccionismo comercial y de vuelta al esquema de economía autógena no concuerdan con un gabinete plagado de sus colegas multimillonarios conservadores y fundamentalistas.

De este lado del estrecho de la Florida y probablemente en varias partes del mundo esperaremos para comprobar qué prevalecerá en Donald Trump si sus ideas regresivas, enfrentadas a toda lógica comúnmente aceptada; o el pragmatismo que le permita comprender que, ni siquiera para los intereses que representa es conveniente sustentar en las presiones o las amenazas su trato con aliados y antagonistas (sobre todo con Cuba); tampoco lo será alimentar la creencia de que el histrionismo y la estridencia son estilos útiles si quiere mantener el equilibrio de las relaciones internacionales en este mundo ingobernable de inicios del siglo XXI.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -