Posted by : István Ojeda Bello lunes, 5 de septiembre de 2011

Podría decir “lo sabía”, pero sería demasiado pretencioso de mi parte, en primer lugar porque no tengo nada que ver con la Sección de Intereses de EE.UU en La Habana. Igual con toda honestidad admito no haberme sorprendido demasiado tras la publicación de los cables de Wikileaks probatorios de que la “famosa” entrevista de Yoani Sánchez a Barack Obama solo existió en las calenturientas mentes de los estrategas de la industria del mal.

Siempre pareció haber algo raro en esta historia y, ¡ojo!, no estoy diciendo algo nuevo pues en su momento, varios analistas pusieron en duda la autenticidad de la referida conversación. Empero mucho más que la imagen pública de la pretendida “luchadora por la libertad” estaría saliendo perjudicado de este fiasco.

Quienes sí estarían perdiendo mucho de su credibilidad son los medios de prensa que dieron por cierto un diálogo jamás efectuado. Especialmente aquellos que coyunturalmente tuvieron sus 15 minutos de fama dando a conocer la ilusoria primicia. Esos que dedicaron sus primeras planas a destacar una por una las imaginarias respuestas de Obama como mecanismos de legitimación política de la Yoani ante la opinión pública internacional.

Por eso no resulta extraño su silencio después de tan demoledoras revelaciones. No les quedaba otro camino que mirar hacia otro lado cuando se hicieron públicos los cables. De otra forma habrían dinamitado una fuente de información por ellos mismo utilizada para “revelar” supuestas verdades ocultas, no solo relacionadas con Cuba, sino también con otros gobiernos no agradables a los ojos de Washington como el de Venezuela.

¿O es que ya no se acuerdan de sus titulares incendiarios sobre un pretendido futuro catastrófico para la economía cubana o los “temores” de un “baño de sangre” en Cuba? En ese entonces no se detuvieron en sus elucubraciones aún cuando se trataba de evaluaciones particulares de diplomáticos extranjeros sobre un realidad que solo pueden conocer a medias.

No obstante, ahora, ante el soberano ridículo que esta haciendo un personaje considerado como el “nuevo rostro” de la disidencia cubana El Nuevo Herald y El País, por solo citar dos ejemplos más emblemáticos, tuvieron que morderse los labios ante el papelazo.

Obvio, esta vez no fue la Seguridad del Estado Cubana quien puso las pruebas de que la fama de la “premiada” bloguera ha sido un globo inflado de conjunto por el entramado de organizaciones, instituciones y medios de comunicación alineados con los intereses anticubanos en Estados Unidos y Europa. Las irrebatibles evidencias de que esta señora hace muy pocas cosas sin contar con la SINA, vino de los cables de la mismísima sede diplomática.

Ni siquiera sería muy convincente tampoco el argumento de que no sabían nada o que fueron “engañados”, sobre todo en el caso del Herald que fue uno de los primeros en dar como cierta la “noticia”. En otras ocasiones se han mofado de contar con “fuentes fidedignas” en Washington que le confieren, dicen, abundante margen para hacer creíble cualquier tipo de aseveración, especialmente relacionada con Cuba.

Pero en esta ocasión ¡asombroso! nadie les advirtió del embuste. ¿O será que ellos participaron con agrado de esta burda operación de propaganda negra? Cierto o no, ellos son los verdaderos perdedores de una entrevista fantasma.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -