Posted by : István Ojeda Bello sábado, 19 de noviembre de 2011

Parece un contrasentido hablar de “Censura selectiva” pues esta implica técnicamente la selección unos contenidos y no otros, para ser presentados en los medios. Tampoco descubro nada al recordar que dentro de la rutina productiva de cualquier medio de comunicación siempre será necesario escoger unos acontecimientos o temas por delante de otros. Ahora bien con relación a Cuba, o dicho con más claridad los medios o periodistas que abordan a la realidad cubana de una manera que contradice los estereotipos establecidos por las transnacionales informativas, a menudo son víctimas de esta censura selectiva.

Es eso o sino cómo entender la alharaca armada por políticos de derecha y numerosos conglomerados mediáticos españoles cuando al corresponsal de El País en La Habana le fue denegado el permiso para continuar ejerciendo trabajo en Cuba, en contraste con el silencio de esos mismos individuos u órganos de prensa cuando a los reporteros del Cubainformación no se les permitió la cobertura al acto final de un Festival ¿contra la censura? en el País Vasco español.

El 11 de noviembre, la organización del Festival “Zentsura At!” ( en euskara ¡Censura fuera!) concluía el evento con una muy promocionada videoconferencia cuya protagonista sería una de las figuras más publicitadas de la industria de la contrarrevolución dentro de Cuba, sin embargo los organizadores, valiéndose, primero de excusas burdas y los de amenazas bien claras no le permitieron a los camarógrafos de Cubainformación reportar el hecho.

Sin embargo esta vez no tuvimos “airadas” protestas de los personeros del Partido Populare o grandes editoriales en rotativos de renombre y considerable poder de alcance para condenar un suceso que, aviniéndonos a sus estándares, podría calificarse de soberano atentado a la libertad de expresión. Algo así como lo que hicieron cuando al reportero Mauricio Vicent del diario El País el gobierno cubano le retiró su acreditación. Entonces se llovieron las protestas de Reporteros Sin Fronteras y de cuanto político le interesaba mostrarse defensor de la libertad de prensa.

Obviamente las causas de esta “selectividad” en la censura está en que los representantes de Cubainformación era una voz por lo menos incómoda para los organizadores del Festival Zentsura At! quienes habían planeado montar una nueva vitrina para la Bedette de los asalariados cubanos del Imperio.

De hecho las tres únicas preguntas realizadas por el público a la “famosa bloguera” vinieron por cuenta de los periodistas de Cubainformaciónn. Tal vez los promotores del Zentsura At! habrán recordado que la susodicha bloguera no es buena respondiendo interrogantes molestas a su fachada; como quedó en evidencia en el papelazo que hizo cuando aceptó ser interrogada por el Salim Lamrani.

Esta vez tampoco se escucharon las declaraciones de quienes sí habitualmente abren la boca para criticar cuando uno de los informadores por control remoto que tienen las organizaciones subversivas asentadas en Miami o Madrid, reporta alguna inexsitente golpiza aunque se trate de un tropezón en una calle o el fruto de su imaginación como demostró este mismo año Carlos Serpa Maceira quien durante años ejerció esa papel hasta que se supo su verdadero identidad como agente encubierto de la Seguridad del Estado cubana.
Así el término censura sigue siendo muy resbaladizo a lo ojos de los estrategas mediáticos especializados en demonizar a la Revolución Cubana y en mantener inmaculada la imagen de sus enemigos.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -