Posted by : István Ojeda Bello sábado, 12 de noviembre de 2011

Una rápida mirada a las noticias y cualquiera pensaría que Greepeace o cualquier otra organización ecologista ganó partidarios entre los representantes de la ultraderecha anticubana en el Estado de la Florida. Sin embargo sus pretendidas manifestaciones de “preocupación” por la salud de las playas y los ecosistemas de la costa sur de EE.UU no le alcanzaron para esconder las motivaciones políticas subyacentes.

Esta misma semana volvieron a aflorar las “inquietudes” de varios legisladores estadounidenses sobre la seguridad de las perforaciones petroleras que compañías extrajeras realizan en aguas cubanas. De hecho David Rivera, representante republicano de la Florida, presentó un Proyecto de Ley de Responsabilidad del Derrame de Petróleo Extranjero, que de ser aprobado obligaría a firmas que buscan petróleo en Cuba a pagar por daños a Estados Unidos en caso de un masivo derrame u otro accidente.

Visto así parecería lógico y hasta legítimo, que legisladores de un país se inquietaran por eventuales daños a la naturaleza y la economía de su nación a causa de un derrame de crudo fuera de control muy cerca de sus costas. Empero esa misma situación ya la vivió en EE.UU. y no por accidente en Cuba sino por las negligencias de la British Petroleum (BP) que provocaron la explosión en 2010 de la plataforma Deepwater Horizon que operaba sobre el Golfo de México, junto a la vida de 11 trabajadores se produjo el peor desastre ecológico de que se tenga noticia en el hemisferio.

Cuando lo previsible sería haber escuchado declaraciones de estos legisladores exigiendo el endurecimiento de los estándares de su propio país, los cuales según se supo tras el desastre de BP, están por debajo de naciones con mucha más experiencia en este campo como Noruega. Estos parecen más “preocupados” por algo que ni siquiera ha ocurrido.

¿No sería más sensato promover la cooperación binacional de manera que los dos países trabajaran juntos para evitar una catástrofe que perjudicaría a ambos?

En esos términos se pronunció Paul Schuler, titular ejecutivo de Clean Caribbean & Americas (CCA), un consorcio de respuesta a derrames petroleros que recibió licencias de los departamentos del Tesoro y de Comercio para viajar y inspeccionar equipos en Cuba de las compañías Repsol de España y la brasileña Petrobras.

Schuler llamó a “simplificar” la maraña burocrática que se exige a las compañías con sede en EEUU para que puedan tener cualquier tipo de relación con el gobierno comunista de Cuba”, dicho en palabras más sencillas: eliminar las restricciones que también al respecto impone el bloqueo de Washington contra el Archipiélago caribeño.

Por esa misma cuerda estaría el viaje que realizaron a Cuba este mismo año Lee Hunt, principal ejecutivo de la Asociación Internacional de Contratistas de Excavación Petrolera; William Reilly, ex administrador de la Agencia de Protección del Medioambiente; Richard Sears, ex vicepresidente de perforaciones petroleras en aguas profundas de Shell, y Dan Whittle, abogado del Fondo de Defensa del Medioambiente

Sin embargo los partidarios de la línea dura contra la Revolución Cubana, ni aquí son capaces de actuar con sensatez. Prefieren la vía de las presiones, cuya expresión más nítida es la representante republicana Ileana Ros-Lehtinen.

En septiembre, 34 legisladores encabezados por Ros-Lehtinen amenazaron a Repsol con represalias si mantenía sus negocios en Cuba. Ese mismo mes la presidenta de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara presentó además un proyecto de ley que negaría visa de entrada a EE.UU. a todo no ciudadano que haya trabajado en la industria de perforaciones petroleras de Cuba, e impondría sanciones y otras penalidades a personas y entidades con inversiones en los recursos petroleros de Cuba.

Como si no fuera ya suficiente que con las leyes vigentes del bloqueo La Habana no puede acceder a la tecnología petrolera de origen estadounidense. Incluso las reuniones entre expertos del ramo de ambos países, más de una vez se han visto entorpecidas por la misma razón.

Si bien Ros-Lehtinen no ha podido ocultar las verdadera intensiones de sus presiones contra Repsol y demás compañías petroleras con interese en Cuba. Por momento se nota el propósito de las figuras más prominentes de la mafia anticubana de valerse del desastre de 2010 es solo el argumento de turno para habitual asedio a los negocios cubanos. Basta con revisar sus declaraciones previas al descalabro de BP para demostrarlo.

En 2008 en plena campaña electoral, incluso el entonces aspirante republicano a la Oficina Oval John McCain era partidario de las perforaciones en aguas costeras, el senador Bill Nelson, demócrata y la propia Ros-Lehtinen, empleaban más o menos las mismas palabras de ahora para justificar sus reclamos del recrudecimiento del bloqueo en este aspecto.

O sea que todo este tiempo estuvieron más ocupados en perseguir los esfuerzos cubanos por atraer inversores a su Zona Económica Exclusiva (ZEE) en el Golfo de México, que en vigilar la seguridad de las prospecciones de crudo en su país, lo cual tal vez hubiera evitado el hundimiento de la plataforma Deepwater Horizon.

Sin embargo para esta mafia miamense todo es válido tratándose de hacer politiquería contra Cuba, hasta mancillar la causa de los genuinos ecologistas que en todo el mundo se preocupan por la salud de la vida en el planeta.

2 Responses so far.

  1. Anónimo says:

    Lamentablemente la Congresista Ross Lethinen va a torpedear cualquier intento de mejorar las relaciones con Cuba. Tiene un sus manos una poderosa arma, que es la presidencia del Comite de Ralaciones Internacionales de la Camara de Representes. Pero tambien estan por la misma labor el impresentable y mediocre David Rivera, el batistiano Mario Diaz Balart y los talibanes Robert Menendez y su "pana" Alvio Sires, del mismo Union City. Menendez es una verguenza tenerlo en el Partido Democrata, como tambien lo fue Simon Ferro y Alex Penelas, que le dieron la espalda al candidato Albert Gore en las elecciones del 2000.

    No hay un solo politico cubanoamericano en Washington con el que podamos contar para introducir leyes que mejoren la relacion con Cuba, o para ir desmontando e anticuado y fracazado embargo, que ni siquiera sirvio para sacar a Fidel Castro del poder, como predijo su creador, John F. Kennedy.

    Con la nueva composicion del Congreso, en la que la Camara Alta quedo en manos republicanas, se hace mucho mas dificil, casi imposible, eliminar por partes o total el embargo contra Cuba.

    LO unico que queda por hacer es la discrecion que tiene el Presidente Obama para mantener contactos con altas esferas del poder en Cuba y crear mas intercambios en asuntos de interes bilateral como drogas,devolucion y repatriciacion de delincuentes que avaden la ley, el correo, que es una verguenza que todavia haya que enviar las cartas por Mexico, restablecer las comunicaciones telefonicas directas. Hay muchos temas en los que ambos gobiernos pueden cooperar, al margen de la poliquiteria barata y brabucona de este lado del estrecho.

    Por la parte cubana, hay mucho que hacer para contribuir a mejorar el clima entre vecinos, que debido a su cercania geografica y a los 2 millones de emigrados que viven en la orilla norte, no pueden vivir toda una vida enfrentados a espalda de los intereses de sus pueblos. Voy a citar ejemplos:
    Nos obligan a visitar nuestro pais de origen con el pasaporte cubano, aun cuando ya hemos adoptado otra nacionalidad. Hasta ahi todo normal, pues los gobiernos tienen derecho a reconocer o no la doble ciudadania. Lo anormal es que basado en que somos cubanos, no tengamos los mismos derechos que lso que viven el isla. Es lo que se conoce como "ciudadanos de segunda". Es otra de las asignaturas pendientes que pudieran mejorar con la nueva ley de inmigracion que se aproxima, en la que los cubanos y nosotros, la emigracion, tenemos cifradas las esperanzas de una ley mas justa y mas humana.

  2. Plenamente de acuerdo el camino está lleno de escollos. Esperemos que prevalezca la cordura y el sentido común...

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -