Posted by : István Ojeda Bello martes, 20 de marzo de 2012

La noticia de que la jueza Joan Lenard concedió su permiso para que René González Sewherert pueda ver su hermano Roberto quien está gravemente enfermo de cáncer en La Habana, requiere un análisis pausado más allá de la euforia momentánea. Sobre todo porque es la primera vez que Lenard toma una decisión positiva en relación, no solo con René, sino con el resto de los luchadores antiterroristas cubanos. 

Cierto es que la Corte emitió su orden atenida a las obvias razones humanitarias antepuestas por René en su solicitud del pasado 24 de febrero, tras saberse que Roberto, abogado además y uno de los más activos en la lucha por su liberación, estaba en un estado en extremo delicado de salud. Sin embargo en política es preciso leer entre líneas y en ese sentido el primer indicio es la orden en sí.

La jueza Lenard aclara que antes subir a un avión René “deberá obtener todos los permisos necesarios por parte del gobierno de los Estados Unidos, incluyendo los departamentos de Estado y del Tesoro, independientemente de esta orden”; dejando así en manos de la administración Obama la decisión de permitirle o no al héroe cubano trasladarse temporalmente a su país.

Aquí justamente está la fuente del recelo porque ya los representantes del Gobierno fueron enfáticos en su oposición a la reunificación temporal de René con su hermano; y también con su esposa, porque no se olvide que desde el año 2000 Olga Salanueva no ha podido ver a su cónyuge por las reiteradas negativas de Washington de concederle visa.

Más que una acción humanitaria, la decisión de Lenard parece un gesto de “buena voluntad”, o quizás el inicio de uno, por parte de Estados Unidos para tratar presentarse como partidario de relajar las tensiones bilaterales.

Ciertamente la jueza no es parte de ejecutivo, pero no podríamos descartar algún tipo de presión o sugerencia desde el Washington para compulsarla a tomar ese parecer. ¿Por qué entonces la negativa previa de la Fiscalía?. Tal vez para mantener la imagen de “duros con Cuba” frente a los sectores más recalcitrantes de los grupos de presión y los congresistas de la mafia anticubana de Miami. Así el gobierno podría argumentar en su defensa que concedería el permiso para “cumplir” un fallo judicial.

¿Es que realmente quieren mejorar el clima a ambos lados del Estrecho de la Florida? ¿O van por objetivos más inmediatos en función de sus intereses nacionales?

Debemos recordar que en estos momentos una de las más evidentes prioridades de Obama con relación a Cuba se circunscribe a lograr la excarcelación de Allan Gross, juzgado por los tribunales de la Mayor de la Antillas por suministrar equipos de info-comunicación a los mercenarios internos. Esa obsesión de la actual administración es palpable, no solo por las declaraciones públicas de sus voceros y funcionarios principales; también así lo han manifestado en cuanta visita han hecho a Cuba, congresistas, religiosos y personalidades como el ex presidente James Carter.

Más de un vez se ha manejado por la prensa la posibilidad de un canje de Ross por Los Cinco, o la menos uno de ellos. Así la Casa Blanca perfectamente podría estar aprovechando el hecho fortuito de la enfermedad de Roberto; permitir el viaje de René, y que este fuera interpretado por La Habana como un “gesto” que debería ser correspondido con la excarcelación de Ross. Semejante cálculo estaría pecando de excesivo optimismo pues no es sensato pensar que el gobierno cubano se contentaría con tan poco pues ni siquiera se han esforzado para que la jueza consienta que René regrese definitivamente a Cuba.

Además tras la liberación de varios reos contrarrevolucionarios y su posterior salida del país el año pasado, gracias a las negociaciones sostenidas con la Iglesia, el presidente Raúl Castro ha demostrado que no está dispuesto a muchos más “gestos” hacia Washington quien todavía no ha dado inequívocas señales de distensión después de los tímidos pasos dados al inicio del período presidencial de Obama.

Empero todo lo anterior queda, todavía, en el plano de la especulación pues muy bien podría ocurrir todo lo contrario: El Departamento de Justicia pudiera manifestar su negativa al viaje de René a Cuba, repitiendo los mismos e increíbles argumentos señalado por los fiscales antes del pronunciamiento de la jueza, y todo seguiría igual.

De esta manera nada indica con certeza que el actual permiso de la jueza para que René viaje a Cuba se deban a genuinas sensibilidad con la situación familiar de René. Incluso si este permiso fuera refrendado por el gobierno estadounidense tampoco señalará un espíritu humanitario de su parte pues, aunque son personas a quienes no puede negárseles el tener sentimientos, esta no ha sido una característica que ha primado en sus acciones con Cuba y mucho menos con Los Cinco.

3 Responses so far.

  1. Anónimo says:

    Sr Ojeda:
    Un buen articulo para un tema de maxima actualidad.
    A mi me apasiona todo lo relacionado con las relaciones EE.UU -Cuba.
    Vamos por parte:
    El 1ro y 2do parrafo coincido con Ud. en su exposicion. En el tercer parrafo, le veo muy pesimista. Por tratarse de un asunto extremadamente humanitario, la administracion Obama haria un gran ridiculo si aborta el permiso de la jueza Joan Lennard, que es quien ha tomado la dificil, pero sabia y sensata decision. Recuerde que la fiscal, en representacion del Dpto de Justicia se opone al permiso. Y que la jueza, a espaldas del gobierno y mostrando su independencia de la rama ejecutiva, no ha complacido a la fiscal.
    En el 4ta parrafo Ud. se refiere a Olga Salanueva, esposa de Gonzalez. La Sra. Salanueva fue deportada de EE.UU en 1998 porque segun el FBI, ella formaba parte de la Red Avispa. Por tanto, y segun las leyes de este pais, ninguna persona que haya sido deportada, califica para un visado de entrada. No sabia Ud. esta informacion?

    En el 5to parrafo, coincido con Ud. cuando afirma que el permiso otorgado a Gonzalez parecer ser "un gesto de buena voluntad". Habria que tener muy malas entrañas para negar este permiso, de las que sobran razones humanas para darlo. Y parace ser que la jueza tiene sentido comun, pero tambien valores humanos. La fiscal "es harina de otro costal". Abel y Cain se quedan enanos.......

    En el parrafo #10 Ud escribe "que no es sensato pensar que el gobierno de Cuba se conformaria con tan poco". Al respecto le voy a decir que el Canciller Bruno Rodriguez, lleva meses declarando a medios internacionales "que cualquier solucion al caso de Alan Gross, debia haber un principio de reciprocidad". Y la papa esta ahora del lado cubano, por lo que el canciller no puede lavarse las manos como Poncio Pilatos y "hacerse el sueco". Y ahora, donde esta ese principio de reciprocidad del que tanto ha hablado en los ultimos 6 meses? Recordemos la controversia que se armo con la fracazada visita de Bill Richardson a La Habana, cuando fue desmentido y desairado en su gestion mediadora. El que niegue la enorme capacidad de Richardson como mediador de conflictos internacionales, es porque esta ciego y sordo. Sus meritos como experimentado diplomatico no se pueden eclipsar.
    Pero hoy, el prestigioso The New York Times, en un editorial del que hasta la prensa de España ( El Mundo, El Pais y La Vanguardia ) se han hecho eco, declara "que ahora es el momento de que Cuba y EE.UU se impliquen en una solucion humanitaria para que, ni Gonzalez tenga que regresar a EE.UU, ni Gross deba regresar a la carcel en La Habana". Si razones sobran para que la jueza Lennard haya otorgado el permiso de viaje a Gonzalez, las razones tambien sobran para hacer lo mismo con Gross, cuya madre tambien esta en fase terminal aquejada de cancer. Ni mas ni menos. No deberia Ud., como informador, minimizar o comparar el caso de Gross con el de Gonzalez. Yo diria que son iguales y que merecen una solucion humanitaria, como dijo hoy el rotativo NYT .
    A mi juicio, el proximo paso lo debe dar La Habana, ya que en el sistema judicial cubano, ningun juez puede hacer lo que hizo la magistrada Lennard. Es el presidente cubano quien debe decidir si, corresponde o no actuar, bajo principios de reciprocidad con Alan Gross. Y yo me inclino por pensar positivamente.

    Un saludo y gracias por permitirme opinar

  2. Gracias una vez más por sus comentarios.
    Al día siguiente el abogado José Pertierra, analizando el permiso a René, comentó que la si la jueza había dado el permiso era porque los argumentos en contra dados por la fiscalía era muy débiles. dijo además que desde su punto de vista el gobierno lo había hecho así (me refiero a oponerse débilmente) para facilitar el permiso para René. Eso viene a confirmar mis teoría de que el gobierno está interesado en dejar venir a René.
    Coincido en que ambos casos merecen una solución humanitaria, pero un canje Rene por Gross no es equitativo pues de hecho René esta fuera de prisión y y Gross no, por tanto seria dar mucho por poco, pues a fin de cuenta en tres años René podrá regresar a Cuba. Ahora bien un canje Gerardo por Gross ya es otra cosa pues sobre el héroe cubano pesan dos cadenas perpetuas y por lo tribunales se ha visto que será imposible hacer nada.
    No es la primera vez que norteamericanos estan presos en Cuba y tampoco es la primera vez que la Casa Blanca hace de todo para lograr que los liberen, eso es lógico pues son sus ciudadanos, pero tampoco es la primera vez que tratan de hacerlo dando muy poco a cambio. a finales de los 70 por ejemplo trataron de que se liberaran unos agentes de la CIA que estaban presos aquí y de acuerdo a los documentos desclasificados hace poco querían hacerlo prometiendo mucho para en realidad luego no dar nada cambio. Solo que Fidel se percató de la estratagema y logró que a cambio de los espias de la CIA, poner en libertad a independentistas puertorriqueños que estaban en la cárcel desde los años 50.
    Sé que Olga fue deportada, pero tanto su encarcelación, como su posterior deportación fueron para de las medidas de presión contra René, no porque la fiscalía tuviera un caso fuerte contra ella.
    De nuevo le transmito mis respetos y espero que podamos seguir intercambiando opiniones, saludos...

  3. Anónimo says:

    La informacion de Pertierra, de la que Ud se hace eco, es completamente fidenigna y creible. El gobierno no se va a oponer al viaje, porque el caso es "muy debil". La fiscal hace su trabajo, como todos los fiscales, que son "casi siempre" los malos de la pelicula. Pero la jueza Lennard hizo lo justo. Ni mas ni menos.

    Saludos nuevamente.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -