Posted by : István Ojeda Bello martes, 26 de junio de 2012

Los últimos acontecimientos son inequívocos en su mensaje: Washington está apostando en serio por hacer del ciberespacio uno de sus frentes principales dentro de su esquema subversivo contra la Revolución Cubana.

Obviamente no estoy descubriendo nada nuevo porque la propia secretaria de Estado Hillary Clinton ha sido más que elocuente en sus declaraciones al respecto; lo cual por cierto, no quiere decir que permanezcan quietos a la espera del llamado “factor biológico” ni tampoco que hayan desdeñado otras aristas claves como la guerra económica.

De esta manera la actual administración estadounidense mantiene abierta su chequera para surtir tecnológicamente a sus asalariados internos, solo que los golpes recibidos le están obligando a introducir algunos matices en su estrategia.

Así mientras se escenificaba en La Habana la comedia de un “Festival” supuestamente para promover el uso de las herramientas de la web 2.0, se daba a conocer un revelador documento del Departamento del Estado detallando su plan de invertir 20 millones de dólares en los programas de desestabilización en Cuba durante el año fiscal que termina el 30 de septiembre.

Ambos hechos están conectados como las dos caras de una moneda. Por un lado tenemos un foro de coordinación entre los cibermercenarios dentro del país y por el otro tenemos a un medio de clara filiación anticubana “filtrando” pormenores sobre los dólares que vendrán en el futuro, justamente para los reunidos en una casa del barrio capitalino de Miramar.

Por más que sus alabarderos dentro y sobre todo fuera de Cuba digan lo contrario el susodicho “CLIC” se negó a sí mismo desde su misma concepción con un apoliticismo mal disimulado pues es imposible definirse como “democrático y abierto” cuando los fondos y la promoción vinieron de las mismas transnacionales que con la mayor celeridad del mundo secundan el bloqueo a Cuba; y este, que conste, no es un argumento secundario pues deja al desnudo la verdadera naturaleza del evento.

No bien había acabado la algarabía mediática alrededor del “CLIC”, el principal vocero de la línea dura contra Cuba publicó la ya mencionada misiva en la cual el State Department hacía precisiones sobre los destinos de sus fondos para socavar el sistema político en la Mayor de Las Antillas. De esta manera no sorprendieron a nadie con el uso términos como “democracia digital” para encubrir sus verdaderas intensiones.

Pero resultan sintomáticas las declaraciones que el propio diario dio conocer hechas por Mark Lopes, viceadministrador asistente para Latinoamérica y el Caribe de la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID).

Lopes, reconoció el fracaso de Washington con la llamada “alta” tecnología, en clara alusión a uno de los contratistas de la USAID, Allan Gross, quien fue detenido en Cuba a finales del 2009 en los trajines de crear en el Archipiélago una red paralela a la establecida de manera legal por el Estado.

Sin embargo, creo, el verdadero fracaso no estuvo únicamente en el caso de Gross, sino que el tanto el Departamento de Estado como la CIA y el resto de la comunidad de inteligencia se percataron que algunos de sus destinatarios de equipos como los BGAN o las antenas satelitales eran en realidad agentes encubiertos de la Seguridad del Estado.

Eso explica que ahora estén hablando de valerse de computadoras, DVDs, unidades USB y teléfonos celulares para proseguir con sus labores claramente violatorias de la legislación, no solo cubana, sino también incluso de los propios Estados Unidos.

Dicha estrategia es, además, consecuente con la intensión manifiesta de la Administración Obama de “dividir” en dos el bloqueo ante los ojos del cubano medio; pues mientras impide a las grades compañías de su país invertir de manera legal en el mercado de las telecomunicaciones y la informática de Cuba, provee de todo tipo de tecnología, fabricada por esas mismas empresas, a ciertas y determinadas personas, pretendiendo hacer ver que el bloqueo es un asunto “del gobierno” y no de los ciudadanos.

De ahí que la “ciberdisidencia” esté siendo ya la opción estrella de la contrarrevolución cubana, tanto por los fondos anunciados, y sobre todo también por los encubiertos.

One Response so far.

  1. josé says:

    Seguro esa es su forma de "desviar" la atención de su gente hacia otro polo, para esconder o no explicar la crisis yanki, saludos buena gente.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -