Posted by : István Ojeda Bello lunes, 11 de febrero de 2013

Desnudos frente a todos y haciendo ridículos esfuerzos por cubrirse: así andan hoy la Ley de Ajuste Cubano (CAA por sus siglas en inglés) y sus partidarios, tras la entrada en vigor en enero de las reformas que el gobierno de Cuba hiciera a su legislación migratoria.

Hasta hace muy poco todo parecía andar bien para la clase política anticubana en Estados Unidos. Las limitaciones que las leyes cubanas establecían para los viajes al exterior de sus ciudadanos eran la mejor manera de asegurar que todas las personas que abandonaban el Archipiélago “huían” de su país de origen.

Sin embargo después del 14 de enero les pasó como al pintor a quien sin previo aviso le retiran el andamio. Ahora resultan más evidentes las asimetrías que crea la CAA entre la comunidad de emigrantes dentro de los Estados Unidos.

Hace bastante tiempo que todas las investigaciones serias decían a gritos que las razones económicas por delante de las políticas eran, en primera instancia, el móvil de flujo de cubanos hacia EE.UU. Solo la ultraderecha de origen cubano se negaba a aceptarlo y ahora que La Habana cambió sus leyes, se hicieron más evidente todavía la histeria que los caracteriza.

Su respuesta ha sido politizar aún más el asunto pues vuelven a tomar fuerza entre ellos el reclamo de limitar el regreso de a su país de origen de aquellos que se acojan a los beneficios de la Ley de Ajuste.

Por el momento parece que la Administración Obama va a ser como si no escuchara sus alaridos sobre una hipotética “avalancha” de cubanos. No obstante persiste en mantener vigente un engendro que solo contribuye a mezquinos intereses de unos pocos a costa de la vida de muchos más, mientras constituye a desordenar el flujo migratorio de cubanos hacia EE.UU y es caldo de cultivo ideal para el tráfico de personas. Todo lo cual dice claramente que todavía el stablishment estadounidense no ha superado los viejos esquemas en su política hacia Cuba.

Dentro de dos años habrá elecciones para la renovación de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado. Entonces veremos si realmente la Casa Blanca está dispuesta a un verdadero giro en las relaciones bilaterales.

One Response so far.

  1. Anónimo says:

    A la Ley de Ajuste Cubano le queda "solo un verano". Esta fuera de contexto, no esta acorde con los tiempos. Se acabo la guerra fria hace 2 decadas y la ley sigue ahi machacosamente.
    Los que se acoejen a la ley, disfrutan de unos beneficios economicos por 12 meses que no disfrutamos los norteamericanos que llevamos decadas y mas decadas trabajando y aportando dinero al fisco de este pais. Recibe cada cubano que llega a este pais, una tarjeta de Medicaid, que es un seguro medico pagado por el gobierno y que cubre el 100% de los gastos por 1 año. Recibe un nucleo de 4 personas alrededor de $750. al mes en una tarjeta para comprar alimentos. Y por ultimo, becas de carreras cortas, que tambien las paga el gobierno. No hay pais, por muy rico que sea, esa sangria de recursos dedicada solamente a los refugiados de Cuba.
    Estoy muy de acuerdo que EE.UU otorgue las 27 mil visas de emigrantes que se comprometio en el tratado bilateral de 1994, pero no ese gasto billonario que nos ocasionan los que viene de Cuba. Aqui habemos 48 millones de trabajadores que no tenemos seguro medico. Y aportamos a las arcas de este pais. Damos, pero no recibimos nada.

    Muchas Gracias y un cordial saludo.

Soy...

Mi foto

Periodista cubano, apasionado por su país y el béisbol. Analista de temas nacionales e internacionales en el periódico 26 de Las Tunas. Escribo mis opiniones en mi blog Cubaizquierda.

En 140 caracteres...

Lo más leído

Sígueme por Email

BlogoVentana

Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Cubaizquierda -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -